Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades pakistaníes dan por muertos al español Alberto Zerain y al argentino Mariano Galván

Las autoridades paquistaníes han dado por muertos este domingo al alpinista español Alberto Zerain y al argentino Mariano Galván, desaparecidos el 23 de junio en la montaña de Nanga Parbat, en el Himalaya, tras una avalancha a 6.100 metros de altitud.
"El lugar donde se creen que desaparecieron ha sido enterrado por una avalancha y los oficiales creen que han muerto", ha hecho saber el portavoz del Club de Alpinismo de Pakistán, Karrar Haidri, quien ha confirmado además que las operaciones de rescate han sido suspendidas.
También ha confirmado la tragedia Muhammmad Iqbal, el propietario de Summit Karakorum, la operadora de la ruta.
Ya el sábado, el helicóptero que estaba buscando al vasco y al argentino comfirmaba la existencia de un alud de nieve en la zona donde ambos desaparecieron, "situación que lleva a descartar la posibilidad de supervivientes".
Tras dos nuevos vuelos inspeccionando la zona durante las últimas horas, el helicóptero regresó sin encontrar rastro de los dos alpinistas que se encuentran desaparecidos en Pakistán desde hace una semana.
Según informaron los organizadores de la expedición, alrededor de las 3.00 de la madrugada del sábado (hora española) comenzaba el primer vuelo en un nuevo intento de búsqueda de los alpinistas. El reconocimiento se realizó en dos fases y la aeronave recorrió toda la arista en varias ocasiones, llegando a volar la penúltima y ultima posición conocida de los alpinistas.
Asimismo, comprobó que en la última posición que señalaba el "dispositivo de Racetracker que portaba Alberto Zerain se han encontrado una placa de nieve desprendida que terminaba formando un alud". "Una situación que lleva a descartar la posibilidad de supervivientes", añadieron.