Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

20 meses de cárcel para el expresidente de la Federación de Rugby de Castilla y León por apropiación indebida

El ex presidente de la Federación de Rugby de Castilla y León Ángel Vieira Carnero ha sido condenado a una pena de veinte meses de prisión por un delito continuado de apropiación indebida cometido entre los años 2005 y 2008, periodo en el que extrajo distintas cantidades de la cuenta de la organización por un montante superior a los 11.000 euros.
El ya condenado, cuya sentencia es firme, se exponía a dos años de prisión que solicitaba inicialmente el Ministerio Fiscal y los tres años y cuatro meses que pedía una de las dos acusaciones particulares ejercida por el entonces secretario de la federación, Feliciano Martínez Domínguez, que acusaba también por delito de falsedad en documento merantil, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
Ante ello, Ángel Vieira optó finalmente por llegar a una sentencia de conformidad que evitó la celebración del juicio en el Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid, consistente en una pena de veinte meses de privación de libertad por delito continuado de apropiación indebida, el pago de una indemnización de 12.000 euros a la Federación de Rugby de Castilla y León y, además, el abono de 1.500 euros por daños morales al que entonces era su secretario, Feliciano Martínez, quien se vio obligado a presentar denuncia tras descubrir los hechos y que en el proceso estuvo representado por el despacho de Javier González-Clouté.
NUEVE CHEQUES COBRADOS EN LEÓN
Éstos se remontan al año 2005, cuando el que fuera máximo responsable de la federación, aprovechando la condición de su cargo, cobró entre el mes de abril de ese año y diciembre de 2008 nueve cheques en una sucursal de Caja España en la capital leonesa, donde residía, cantidades de entre 710 y 2.785 euros, hasta un total de 11.000 euros, que extrajo con cargo a la cuenta que la organización tenía abierta en la misma entidad en Valladolid.
Para ello, Vieira utilizó un talonario de la federación que él mismo había rellenado de su puño y letra, pues contaba con firma autorizada, y en los que a su lado figuraba otra cuya autoría no se ha podido determinar--una de las acusaciones particulares le atribuía inicialmente otro delito de falsedad en documento mercantil--y que debería de corresponderse con la del secretario, aplicando el importe a su propio beneficio y no a sufragar gasto alguno de la organización.