Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El iraní Noroozi se hace con el oro en los 60kg

El iraní Omid Noroozi se ha proclamado campeón olímpico de lucha greco-romana, en la modalidad de 60 kg, después de haberse impuesto en la final de Londres al georgiano Revaz Lashhi.
El luchador, que llegaba como uno de los favoritos después de proclamarse campeón del mundo en 2011, no dio opciones a su rival en la final y se impuso por un contundente 0-3, el mismo resultado que le endosó a su oponente en las semifinales.
Noroozi suma así a su país la segunda medalla de oro en lucha greco-romana después de que su compatriota Hamid Soryan se impusiera en la categoría de 55kg.
La medalla de bronce se la colgó el ruso Zaur Kuramagomedov que se impuso en la otra pelea al japonés Ryutaro Matsumoto, después de una disputada ronda en la que acabó imponiéndose por 2-3.