Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ancove advierte de que la "inestabilidad política" puede lastrar las ventas de coches

La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) ha expresado su "preocupación" por la caída del 9% en las ventas de vehículos de ocasión de turismos y todocaminos entre enero y febrero, ante lo que ha afirmado que la "inestabilidad política" y "económica internacional" pueden estar afectando al consumo.
En concreto, Ancove ha indicado que durante los dos primeros meses del año se han vendido 259.850 unidades menos, con una "tendencia creciente", al descender un 7,8% en enero y un 9,8% en el mes de febrero, según ha explicado en un comunicado.
Por marcas, Seat volvió a situarse en primera posición con la venta de 27.959 vehículos, aunque esta cifra supone un descenso del 16,32% en los dos primeros meses del año. En segundo lugar se situa Renault, con 26.899 unidades y una caída del 16,30%.
En la misma línea, la firma Peugeot ocupa el tercer lugar en la lista de ventas, con 22.219 unidades vendidas entre enero y febrero, que suponen un retroceso del 10% respecto al mismo periodo del año anterior.
Ante esta situación, la asociación ha expresado su "preocupación por la posibilidad de que la inestabilidad política, debido a la falta de acuerdo para formar Gobierno, y la inestabilidad económica internacional, por las dudas sobre la recuperación mundial incrementadas por actos terroristas", esté afectando al consumo.
El presidente de Ancove, Elías Iglesias, ha destacado que pese a que las compras de turismos de ocasión se han "recuperado a valores anteriores a la crisis", la rentabilidad de los comerciantes "no ha seguido la misma senda".
Por ello, Ancove ha calificado de "imprescindible" la aprobación de un plan estructural de achatarramiento de los turismos más antiguos, que subvencione la adquisición de vehículos de ocasión más modernos, que "permitiría a aquellas personas que no pueden acceder a la compra de vehículos nuevos sustituir sus unidades de más de diez años por coches más modernos".