Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delphi planea cerrar a final de año la planta de Sant Cugat con más de 500 empleados

El fabricante de bombas de inyección para la automoción Delphi ha anunciado este jueves su intención de cesar la producción en la planta de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) a finales de este año, según ha informado a Europa Press la compañía.
La dirección de la multinacional norteamericana ha argumentado que los motivos que justifican esta decisión son el entorno económico y de negocio, que no permiten que la planta sea competitiva, los costes estructurales de la factoría, y la falta de suficiente carga de trabajo para mantener la actividad.
En un comunicado, CC.OO. ha rechazado esta decisión, y ha recordado que la fábrica vallesana emplea a más de 500 personas.
La compañía ha manifestado que es consciente del impacto de esta medida y ha trasladado su intención de colaborar con los sindicatos para alcanzar un acuerdo que minimice los efectos negativos, y también ha afirmado que trabajará para fomentar la reindustrialización de la planta.
CC.OO. ha exigido a la multinacional que haga marcha atrás en sus intenciones y que abra un proceso de negociación para buscar una alternativa industrial al cierre que permita garantizar la continuidad de la actividad de la fábrica y de los más de 500 puestos de trabajo.
La planta de Sant Cugat, que emplea a también a unos 200 trabajadores indirectos, está instalada en la ciudad desde 1962, y aunque en todo este tiempo ha habido expedientes de regulación de empleo, huelgas y reivindicaciones, nunca se había estudiado la posibilidad de cerrarla.
A finales del año pasado, el comité de empresa ya manifestó su preocupación por el futuro de la factoría debido a que los principales clientes, Renault y Daimler --sobre todo este segundo--, han reducido sus pedidos.