Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España tiene capacidad para fabricar cerca de 3,5 millones de vehículos al año, según Anfac

El director de Comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), David Barrientos, ha asegurado que las fábricas de producción de vehículos instaladas en España tienen capacidad para llegar a cerca de 3,5 millones de unidades anuales, ya que en la actualidad las fábricas están trabajando a entre el 75% y el 80% de su máximo.
En el XXIX Curso de Economía para periodistas de información económica, Barrientos apuntó que las previsiones de Anfac contemplan alcanzar unas ventas totales (turismos, camiones y comerciales) de 1,3 millones de unidades al cierre del año actual, con 1,1 millones de unidades de turismos y todoterrenos. En el campo de la producción, la estimación es fabricar 2,8 millones de unidades en 2016 y 3 millones de unidades en 2017.
Así, señaló que no se conforman con llegar a los tres millones de unidades en 2017, sino que están trabajando para aumentar ese volumen y para acercarse a los 3,5 millones de unidades, lo que servirá para mantener la actual posición mundial de España en el ránking mundial de fabricantes.
Barrientos apuntó que las 17 fábricas nacionales fabrican modelos con todo tipo de tecnologías, con modelos de gas, híbridos y también eléctricos, lo que supone estar bien posicionadas para este tipo de nuevas tecnologías. "La calidad del 'made in Spain' es muy importante para la proyección internacional", añadió.
En este sentido, afirmó que para superar los 3 millones de vehículos fabricados en España será necesario poner en marcha diferentes reformas en términos de flexibilidad, de logística y también de formación, lo que servirá para aumentar la competitividad en el territorio nacional e internacional.
Por otro lado, destacó el "efecto multiplicador" del sector del automóvil, ya que por cada cien euros que se dedican a la fabricación de vehículos, se impulsan otros cien euros en industrias asociadas, al tiempo que resaltó la recaudación fiscal que genera la venta de vehículos nuevos.
Por otra parte, Barrientos señaló que en la actualidad sigue siendo necesario el mantenimiento del Plan PIVE, de incentivo a la compra de coches nuevos, debido a la elevada antigüedad del parque automovilístico nacional, que no prevé que se reduzca hasta el año 2020.
Por ello, desde Anfac defienden la puesta en marcha de planes de incentivo a la renovación del parque automovilístico español que se combinen con una reforma fiscal, a través de la que, entre otras medidas, se elimine el "anacrónico" impuesto de matriculación, que está basado en emisiones de CO2 y que debería adecuarse a otro tipo de elementos relacionados con la movilidad sostenible.
"El Plan PIVE es una buena herramienta para renovar el parque, pero se tiene que combinar con una reforma fiscal", añadió, al tiempo que defendió la puesta en marcha de planes "plurianuales" de incentivo a la compra de vehículos eficientes, para lo que están trabajando con diferentes ministerios.
Además, Barrientos aseguró que las fábricas de vehículos y de componentes crearon empleo durante el año pasado, mientras que la previsión para este año contempla experimentar un nuevo aumento del empleo, gracias a las expectativas positivas de fabricación. "El automóvil será en 2016 creador neto de empleo", aseguró.