Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Facua advierte de que la liberalización de las ITV acabará con un servicio público "básico"

La organización de consumidores Facua ha advertido este miércoles de las "negativas consecuencias" que puede conllevar la liberalización del servicio de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) que estudia el Ministerio de Industria.
En un comunicado, la asociación ha pedido que se mantenga este servicio público, que tiene por objetivo principal garantizar la seguridad vial. Facua ha denunciado que esta reforma no traerá consigo una bajada de precios y ha subrayado que se trata de una medida "contraria" al ordenamiento jurídico europeo.
En este sentido, la organización de consumidores ha precisado que la directiva europea sobre los servicios en el mercado interior indicaba que ésta no era de aplicación a las ITV por tratarse de una prestación de interés general en el ámbito del transporte.
Facua ha afirmado además que la intención de Industria de abrir las ITV a concesionarios de automóviles y a otras empresas del sector supone la privatización de un servicio público y genera un conflicto de intereses. "¿Quién garantizaría el control de calidad si un taller o un concesionario se convierte al mismo tiempo en punto de reparación o venta de vehículos y también en estación de ITV?", se pregunta.
Al mismo tiempo, la organización ha reclamado que, para garantizar un equilibrio en las tarifas de las ITV, es necesario que siga siendo un servicio público y con importes similares en todo el país.
Según Facua, el hecho de que las comunidades autónomas sean las que regulan los sistemas de ITV, provoca diferencias de hasta el 144% en el precio. A finales de 2013, un conductor con un vehículo diesel pagaba 26 euros en Extremadura por la ITV, mientras que ese mismo conductor pagaría algo más de 63 euros en la Comunidad Valenciana, región que hace ya más de dos décadas privatizó el servicio de ITV.