Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva reunión este martes sindicatos-dirección de Renault para acercar posturas sobre nuevos indefinidos

Los sindicatos con representación en el Comité de Empresa de Renault España y la dirección mantendrán este martes una nueva reunión para la implantación en las factorías españolas del III Plan Industrial, con el fin de acercar posturas entre ambas partes, sobre todo en materia de nuevos contratos indefinidos, capítulo en el que les separan 1.500 empleos.
La 'Sala Pisuerga', en Valladolid, será escenario del sexto encuentro entre las partes, que ya el pasado día 18 lograron "ligeros avances" debido a que la multinacional del rombo aceptó retirar de la mesa distintas propuestas que habían sido consideradas inasumibles por los sindicatos, como la utilización de ETT para formalizar contratos en puestos de fabricación y la rebaja del 10 por ciento en pluses de nocturnidad y turnicidad y del 20 en aprovechamiento de instalaciones.
La marcha atrás de la dirección fue acogida con optimismo por UGT, CCOO y SCP, que, sin embargo, calificaron de "insuficiente" la disposición de la empresa a realizar un millar de nuevos contratos indefinidos durante la vigencia del III Plan Industrial, entre 2017 y 2020, puesto que la parte sindical reclama no menos de 2.500, toda vez que un millar de ellos sería para transformar en fijos a los relevistas y si se tiene en cuenta que la eventualidad afecta al 50 por ciento de la plantilla de la firma automovilística.
Pero además, la parte sindical insiste en que es el momento de tocar los salarios al alza, tras años de recortes durante los dos anteriores planes industriales, junto con el mantenimiento de la cláusula de revisión salarial, planteamiento que cuenta con las reticencias de la dirección porque, según ya ha advertido, ello dispararía los costes un 18 por ciento.
Bastante más crítico se muestra CGT, cuyo portavoz, Unai Hernández, espera la respuesta de la dirección al 'Plan de Bienestar Laboral' presentado por su organización y que incluye, entre otras propuestas, una adaptación ergonómica de los puestos a los trabajadores, sustitución de productos tóxicos, "humanización" de los ritmos de cadena, una gratificación extraordinaria cada vez que haya beneficios y la conversión en indefinidos de todos los empleos.
La propuesta de CGT, como así subraya su portavoz, no supone modificación alguna de las condiciones del convenio colectivo aún vigente, algo que "toca realizar el próximo año" y que, en su opinión, está pretendiendo hacer la empresa a través de el nuevo plan industrial con la complicidad del resto de organizaciones sindicales.