Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe visita la planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo por el lanzamiento del nuevo C4 Picasso

La cúpula del grupo automovilístico destaca la importancia de la factoría viguesa, que trabaja al 103% de capacidad industrial
Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, ha visitado este jueves la factoría viguesa de PSA Peugeot Citroën, con motivo del lanzamiento del nuevo monovolumen C4 Picasso, y de la implantación de la plataforma modular eficiente EMP2.
Durante el acto en el que ha estado acompañado por el ministro de Industria, José Manuel Soria; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; y el presidente del grupo PSA, Philippe Varin; entre otras autoridades, el Príncipe ha visitado el taller de montaje de los monovolúmenes, y una muestra en los exteriores de la fábrica, compuesta por un ejemplar de cada uno de los modelos que se han producido en la planta desde sus inicios hasta la actualidad.
A pesar de que no hubo intervención de don Felipe en el turno de discursos, sí tuvo la oportunidad de saludar y charlar con algunos trabajadores, entre ellos, los miembros del comité de empresa, a quienes manifestó su satisfacción por la visita a la planta que, según dijo, encontró "muy cambiada" desde la última vez que había estado en ella, cuando se lanzaron las furgonetas Berlingo.
Además del taller de montaje, el Príncipe de Asturias tuvo ocasión de probar personalmente uno de los nuevos monovolúmenes. Fue en ese momento, subido en el coche, cuando los periodistas le preguntaron por la salud del Rey, a lo que respondió simplemente con un gesto: alzando el puño con el dedo pulgar hacia arriba.
El acto institucional se cerró con el descubrimiento de una placa conmemorativa y la firma del Príncipe en el libro de honor de la planta.
DISCURSOS
El presidente del grupo PSA Peugeot Citroën, Philippe Varin, ha subrayado el éxito de los últimos lanzamientos industriales, el Peugeot 301 y el C-Elysee (ambos fabricados en Vigo), y ha destacado la importancia de las dos factorías que el grupo tiene en España, la olívica y la de Madrid.
Entre ambas plantas, PSA Peugeot Citroën emplea a más de 9.600 personas y, el pasado año, produjeron 490.000 vehículos. En ese mismo año, el grupo invirtió en las dos fábricas 372 millones de euros.
El director industrial de PSA, Dennis Martin, ha hecho hincapié en el papel "clave" de la planta de Vigo en el marco de la presencia internacional de este constructor. Así, en 2012 fue la tercera en volumen de producción (con casi 300.000 unidades) y actualmente trabaja al 103 por ciento de su capacidad industrial.
Martin también ha recordado que la fabricación en Vigo del nuevo C4 Picasso ha supuesto una inversión de 430 millones en la planta de Balaídos, el uso de 3.400 referencias, la implantación de la plataforma EMP2 (que se utilizará en futuros modelos de Citroën y Peugeot), reformas y adaptaciones en los talleres y miles de horas de formación.
Por su parte, el director de Citroën España, Alfredo Vila, ha señalado que, pese a la crisis de ventas en el sector, el grupo espera llegar a los 710.000 vehículos vendidos en 2013. Finalmente, el director de la fábrica de Vigo, Juan Antonio Muñoz Codina, ha agradecido el "compromiso" de los trabajadores de la factoría y la "confianza" del grupo en el centro de Vigo.
Varias decenas de afectados por participaciones preferentes se concentraron en las inmediaciones de la planta (el enorme despliegue de fuerzas de seguridad les impidió colocarse ante la puerta, como pretendían), en un nuevo acto de protesta, sin que se produjeran incidentes.