Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de TRW dice que la planta presentaba resultados "absolutamente negativos"

Afirma que el ERE se justifica por causas económicas y productivas y señala que Landaben acumulaba 55 millones de pérdidas en cinco años
El abogado de TRW Landaben ha sostenido en el juicio por el ERE de 123 despidos que dicho expediente está fundado en "causas económicas, productivas y organizativas" y ha justificado que los resultados de la planta eran "absolutamente negativos".
Así, el letrado ha señalado que en los cinco años previos a la presentación del ERE la planta de Landaben acumuló unas pérdidas de 55,77 millones, detallando que el resultado de 2014 fue de -16,99 millones y en 2015 de -16,13 millones.
Además, en el juicio en el que los sindicatos piden la nulidad del ERE, el abogado de TRW ha asegurado que el resultado neto recurrente de la compañía ha disminuido un 18,5 por ciento entre 2011 y 2015 y se constata también una disminución del 20 por ciento en los ingresos.
Por ello, ha argumentado que la situación de la planta era "crítica" y la decisión de presentar un despido colectivo venía "obligada por los hechos".
"La empresa pierde dinero produciendo en Landaben y tiene que subvencionarlo, vende por debajo de lo que le cuesta. El problema de la planta es que no es competitiva", ha asegurado. En esta línea, ha dicho que el coste medio de producción en las fábricas europeas del grupo es de 19,2 euros por trabajador y hora, mientras que en Landaben es de 37,21 euros. "En estas condiciones, con una presión enorme por parte de los clientes, o se toman medidas o no está en condiciones de competir", ha indicado.
Así, el abogado ha señalado que "sorprende que sorprenda el planteamiento de un despido colectivo, porque se veía venir".
Además, el letrado ha defendido el procedimiento seguido por la dirección en las negociaciones con los sindicatos y ha hecho un repaso cronológico. Así, ha explicado que en octubre de 2015 la compañía denunció el convenio colectivo y en noviembre se celebró la reunión entre las dos partes, en la que se comunicó al comité que debía designar a sus representantes para iniciar la negociación.
Posteriormente, el 7 de enero de 2016 tuvo lugar una convocatoria de huelga por parte de la plantilla y el 12 de enero hubo una nueva reunión entre las dos partes, en la que la dirección comunicó su intención de poner en marcha un despido colectivo, algo que trasladó por escrito a los representantes de los trabajadores, entendiendo por tales el comité de empresa y representantes sindicales.
Ha respondido así a las manifestaciones realizadas por los abogados de los sindicatos, que consideran que se vulneró la libertad sindical. "No entendemos qué se pretende decir cuando se habla de que se ha menospreciado o se ha desconocido el papel de los sindicatos", ha dicho, para señalar que la empresa "ha sido muy respetuosa". En esta línea, ha relatado diversas reuniones que mantuvieron las dos partes en el periodo de negociación.