Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las aseguradoras de coches se enfrentan a una reestructuración "radical" por el coche autónomo, según Volvo

La industria de seguros del motor se enfrenta a un periodo de reestructuración "radical" como resultado de la llegada de los coches de conducción autónoma, ante la previsión de una caída del número de accidentes de un 80% en 2035 y de las primas de seguros, según se ha concluido en una mesa redonda organizada este martes por Volvo Cars y Thatcham Research.
Así, la marca sueca considera que la industria aseguradora "no tendrá más opción que reaccionar" a los "retos radicales de su actual modelo de negocio", según ha informado en un comunicado.
De acuerdo con un estudio de Swiss Re, publicado este mes, las tecnologías de conducción autónoma podrían arrebatar 20.000 millones de dólares (17.265,8 millones de euros) a las primas de seguros en 2020 y actualmente la industria del motor genera un 42% de todas las primas del segmento No Vida.
"El impacto a medio y largo plazo en la industria aseguradora será probablemente significativo. Pero no hay que olvidar la verdadera razón de esto: menos accidentes, menos heridos, menos muertes", apuntó el presidente y consejero delegado de Volvo Cars, Hakan Samuelsson. En su opinión, la tecnología de conducción autónoma es "el mayor avance en la seguridad automovilística visto en los últimos años".
Por su parte, el consejero delegado de Thatcham Research, Peter Shaw, afirmó que con esta tecnología, "sin duda la frecuencia de los accidentes se reducirá drásticamente". "Además, si un accidente por desgracia no pudiera evitarse, la velocidad del impacto sería más reducida también por la actuación del sistema", añadió.
La semana pasada, Volvo Cars anunció que probará vehículos autónomos por las calles de Reino Unido en 2017 bajo el programa 'Drive Me London'.