Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de PSA Peugeot Citroën asegura que su sueldo no lo elige él y lo aprueban los accionistas

El presidente del consorcio automovilístico francés PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares, ha asegurado, a raíz de la polémica surgida por el incremento de sueldo que experimentó el año pasado, que su salario no elige él, sino que está refrendado por el consejo de supervisión de la empresa.
El directivo, en un encuentro con la prensa, apuntó que en el consejo de supervisión de PSA se encuentran representados los principales accionistas de la corporación y son ellos los que establecen los objetivos de la empresa, así como su compensación económica para el final del año.
Tavares percibió una remuneración total de 5,24 millones de euros por su trabajo al frente de la compañía durante el año pasado, lo que representa un aumento del 90% en comparación con los 2,75 millones de euros que se embolsó durante el año precedente.
La compañía logró en 2015 salir de pérdidas, logrando un beneficio neto atribuido consolidado de 1.202 millones de euros, mientras que su volumen de ingresos alcanzó los 54.676 millones de euros, lo que representa una mejora del 5,9%.
Por otro lado, Tavares recordó que la planta de Vigo se encargará de la fabricación de la próxima generación de los modelos Citroën Berlingo y Peugeot Partner, conocidos con el código interno K9, y señaló que estos vehículos comerciales compactos representarán un avance significativo en términos de costes y de calidad.
Asimismo, apuntó que las plantas de Vigo y la factoría de Mangualde tienen que trabajar de forma conjunta para mejorar su competitividad. "Se necesitan entre ellas para ser más competitivas y más eficientes", añadió, al tiempo que explicó que los polos de producción son la mejor forma de aumentar la flexibilidad y las sinergias entre los centros.
En cuanto a las emisiones de sus modelos, el presidente de PSA aseguró sentirse "sereno" en relación con que los vehículos de todas sus marcas cumplen con la regulación en términos de emisiones y afirmó que próximamente se conocerán los resultados de los análisis realizados en Francia a diferentes fabricantes.
"Estamos convencidos de que los resultados van a ser buenos", apuntó. Por otro lado, destacó que la compañía tiene el objetivo de alcanzar una cuota de mercado del 16% en el segmento (desde el 10%), con la llegada de los nuevos Citroën Jumpy y Peugeot Expert y apuntó que su compañía lanzará 28 nuevos modelos al mercado en los próximos seis años.