Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La selección española comienza su preparación para los Juegos Paralímpicos

La selección española de fútbol sala que competirá en los Juegos Paralímpicos, en categoría B,1 comenzó en las instalaciones de la Universidad Europea de Madrid su preparación y que terminará el próximo 7 de agosto, antes de afrontar la competición paralímpica.
Los 10 jugadores que conforman la concentración se entrenarán, en sesión de mañana, de 11.00 a 13.00 horas, y por la tarde, entre las 18.00 y las 20.00 horas. Los test físico se prologarán durante los próximos días, antes de viajar el día 10 a Hereford, Reino Unido.
Los porteros Álvaro González (ONCE Málaga) y Raúl Díaz (ONCE Murcia) y los jugadores Adolfo Acosta (ONCE Madrid), Marcelo Rosado (ONCE Málaga), Javier Muñoz (ONCE Tarragona), Alfredo Cuadrado (ONCE Málaga), Yousef El Haddaoui (ONCE Tarragona), Antonio Martín (ONCE Málaga), José Luis Giera (ONCE Alicante) y José López (ONCE Tarragona)forman esta selección de 10 jugadores entrenada por Carlos Campos.
El cuadro técnico lo completan el asistente, Pablo Zalazar, el guía José Urbano, el fisioterapeuta José Bravo, el preparador físico Víctor Alonso y el doctor David Londoño.
Esta selección se postula como una de las favoritas en esta modalidad, después de ser la subcampeona del mundo, seis veces campeona de Europa y conseguir la medalla de bronce en los Juegos Parlímpicos de Atenas 2004.
La categoría B1, en la que compiten ciegos totales, es muy parecido al fútbol sala, pero cuenta con una serie de adaptaciones para facilitar el juego. Una de ellas es el balón, que es de cuero y tiene unos cascabeles en su interior que lo hacen sonoro.
Asimismo, hay un entrenador en el banquillo y un guía detrás de la portería contraria para orientar a los jugadores. Por último, los partidos se juegan al aire libre para una mejor percepción acústica así como se obliga a los jugadores a utilizar un antifaz para igualar la falta de percepción lumínica.