Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La selección española se deshace de Rusia (10-9) y luchará por el quinto puesto

La selección española masculina de waterpolo ha vuelto a la senda de la victoria contra Rusia con un resultado muy ajustado (10-9), tras quedar fuera de la lucha por medallas al caer derrotada ante Grecia en el partido de cuartos, y tendrán que luchar por la quinta plaza este sábado ante Italia o Croacia.
El primer partido posterior a la decepción hispana ante Grecia -que apeó al equipo de la lucha por el título- únicamente tenía en juego la mejora de la imagen y de las sensaciones en la competición. Con la imposibilidad de alzarse con medalla alguna y la obligación de disputar el Preolímpico de Italia en abril, los españoles pretendieron remontar los ánimos y los jugadores se lo tomaron como una revancha.
España comenzó mandando en el marcador y haciendo de la parcela defensiva su punto fuerte, ya que tuvieron que pasar más de cinco minutos hasta que los rusos estrenaron su casillero. En ataque, los nacionales se tomaron sus ofensivas con calma, apurando las posesiones, lo que varias veces provocó que agotaran sus segundos sin crear ocasiones claras o que tuvieran que jugarse disparos a última hora sin encontrar la suerte del gol.
El segundo periodo fue clave para los intereses españoles, que contaron con la facilidad en la creación que no habían tenido con anterioridad para distanciarse en el marcador mínimamente. Además, los hombres de Gabi Hernández sacaron fuerzas de flaqueza en las inferioridades, logrando impedir que Rusia recortara distancias -solo anotaron en una de ellas-.
Los que sí aprovecharon sus superioridades numéricas fueron los españoles, que se marcharon al término del segundo tiempo tres tantos arriba (6-3) pero con mal sabor de boca, puesto que Magomaev había recortado distancias con el tiempo casi cumplido con un disparo lejano.
Este arreón fue esencial para la postrera victoria de España. La igualdad en la piscina era palpable y la distancia entre ambos apenas varió en los siguientes minutos.
Sin embargo, no fue hasta el último cuarto cuando el choque se tornó en unas continuas idas y venidas que favorecieron a los rusos. Los de Erkin Shagaev dieron emoción a los minutos finales después de que los de Gabi Hernández desperdiciaran la posibilidad de sentenciar el duelo de penalti a un minuto y medio del final.
No obstante, una buena acción defensiva española hizo que la remontada se tornara utópica, aunque un gol a cinco segundos del final cerró al resultado con una victoria mínima para los españoles, pero suficiente para luchar por la quinta posición en el torneo. El enfrentamiento por esta plaza se disputará este sábado a las 13:30, en el que España ya espera rival, que saldrá del ganador del Italia-Croacia de este jueves.