Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Azarenka y Sharapova se meten en la segunda ronda

La bielorrusa Victoria Azarenka y la rusa Maria Sharapova, dos de las favoritas a llegar lejos en el Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, se clasificaron este martes para la segunda ronda sin ceder ni un set.
Azarenka, segunda cabeza de serie, empezó la doble defensa de sus títulos de 2012 y 2013 con una victoria en dos sets (7-6, 6-2) ante la sueca Johanna Larsson, frente a la que tuvo problemas sobre todo en el primer parcial.
Así, la número dos del mundo perdió hasta en tres ocasiones su saque, y restó en dos ocasiones con la sueca sirviendo para ganar el primer parcial, con 4-5 y 5-6, pero a su rival le faltó temple para haber aprovechado sendas ocasiones y ni siquiera tuvo bolas de set.
Azarenka no perdonó estas concesiones en el 'tie-break' (7/2) y en el segundo parcial ya no dejó ningún resquicio a la sueca para solventar sin más sustos su estreno. En la segunda ronda se cruzará con la checa Barbora Zahlavova Strycova.
Por su parte, Maria Sharapova, tercera cabeza de serie en Melbourne Park, tuvo menos complicaciones en su debut ante la estadounidense Bethanie Mattek-Sands, a la que derrotó 6-3, 6-4 en su primer partido de 'Grand Slam' desde su eliminación en la segunda ronda de Wimbledon.
La de Siberia, que no pudo estar en el US Open por una lesión de hombro, empezó muy fuerte y se situó 4-0 en el marcador y aunque la americana intentó darle emoción al set (5-3), la favorita lo cerró sin contemplaciones.
En el segundo, hubo más igualdad inicial y Mattek-Sands aguantó hasta el 4-4, con intercambio de 'breaks', pero Sharapova logró la rotura en el siguiente juego y sentenció su pase a la siguiente ronda donde le espera la italiana Karin Knapp.