Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferrer: "La derrota en semifinales ha pesado, hemos estado nerviosos y ellos son los justos vencedores"

El tenista español David Ferrer reconoció este sábado tras perder el partido por el bronce en la modalidad de dobles masculino en los Juegos de Londres que la derrota en semifinales del día anterior, también contra un tándem galo, "ha pesado bastante", puesto que "en 24 horas no es fácil desquitarse de una derrota tan dura", pero admitió que sus rivales, Richard Gasquet y Julien Benneteau, "han sabido gestionar mejor los tiempos y han sido los justos vencedores".
En declaraciones en la zona mixta tras un encuentro que acabó con un resultado de 7-6, 6-2 a favor de los franceses, Ferrer declaró que tanto él como su compañero, Feliciano López, estaban "tristes por no haber podido conseguir medalla después de haber estado tan cerca". En este sentido, son dos oportunidades que se les han escapado, la primera el viernes, cuando no pudieron sellar su pase a la final, y la segunda esta jornada, al no lograr asegurarse el podio.
Sin embargo, el número 5 mundial, que sorprendió con la sociedad formada con un López con el que nunca antes de los Juegos Olímpicos había ganado ningún partido, consideró que, "al final, hay que intentar olvidarlo lo antes posible y centrarse para los próximos torneos".
Las claves de la derrota, no obstante, seguían presentes en la mentalidad de un jugador que no sabía aún si éstos serían sus últimos Juegos. "Quizá el primer set, esas bolas de break que no hemos sabido aprovechar", cuestionó, si bien asumió que tanto López como él habían "estado nerviosos". "No hemos sabido gestionar bien los tiempos. A mí me ha faltado chispa y creo que también mezclado con el cansancio de ayer, nos ha costado", declaró.
CLAVE SEGUNDO SET
El momento decisorio, sin embargo, vino en la última manga del partido, tras perder la primera en el 'tie break': "En el segundo set, ellos se han venido más arriba y a nosotros nos ha costado volver a empezar". Su decepción, sin embargo, parecía menor que la frustración evidenciada tras ser eliminados de semifinales, una sensación derivada del propio juego que desplegaron en la pista número 1 del All England Tennis Club de Wimbledon.
"Resulta cruel no ganar dos medallas por cómo fue, pero si el partido de ayer hubiera sido como el de hoy, no es tan cruel, porque al final ellos --Gasquet y Benneteau-- han sido mejores en todos los aspectos", confesó el alicantino, quien añadió que, por el contrario, en el encuentro contra Michael Llodra y Jo-Wilfried Tsonga "se daba la circunstancia de que no fue así". "Ese partido estuvo en nuestras manos y única y exclusivamente lo perdimos nosotros", explicó, antes de enfatizar "y eso sí que es duro".
Como consecuencia, dejan Londres sin metal, un cuarto puesto que para Ferrer "da prácticamente igual". "Cuando vienes aquí es para ganar la medalla, porque al final no es un torneo más, es cada cuatro años, por lo que si no consigues la medalla te vas de vacío", admitió, si bien prefirió centrarse en el aspecto positivo: "Con lo que nos quedamos es con que lo hemos intentado, nos hemos dejado todo para poder conseguirla".
EXPERIENCIA
"Yo lo que valoro son las dos semanas que hemos pasado con el equipo, las sensaciones, los momentos buenos de alegría* y eso sí que lo valoro, esa experiencia", mantuvo, puesto que el factor fundamental es que puede que no se repita. "Duele el hecho de que posiblemente tanto Feli como yo, a nuestra edad, no volvamos a tener opción de medalla", añadió.
Así, consideró que la opción de ir a los próximos Juegos, que se celebran en 2016 en Río de Janeiro, "es difícil, aunque nunca se sabe". "Yo cuando jugué en Pekín, al acabar me dije 'no he aprovechado esto, creo que nunca estaré en las de Londres' y con 30 años, sin embargo, he estado y en mi mejor momento y lo he disfrutado mucho más que cuando era más joven", enfatizó.
Sus planes una vez concluidos estos Juegos de 2012 pasan por "descansar un par de días en Jávea, con la gente, con la familia", para comenzar a prepararse para el torneo de Cincinnati. En el horizonte, además, figura también repetir representando a España en una potencial participación para la Copa Davis: "Si el capitán cuenta conmigo estaré seguro".