Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kerber sorprende a Azarenka y Konta acaba con el sueño de Shuai

La tenista alemana Angelique Kerber y la británica Johanna Konta protagonizarán la segunda semifinale del cuadro femenino del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, después de sorprender este miércoles a la bielorrusa Victoria Azarenka y de poner fin al sueño de la china Zhang Shuai, respectivamente.
Kerber, séptima cabeza de serie, terminó con las opciones de Azarenka, doble campeona en Melbourne Park (2012 y 2013) y que estaba firmando un torneo muy sólido. La zurda firmó un gran partido para deshacerse de la de Minsk en dos mangas por 6-3, 7-5.
La de Bremen jugará su tercera semifinal de un 'grande', tras las perdidas en el US Open de 2011 ante la australiana Samantha Stosur y de Wimbledon 2012 ante la polaca Agnieszka Radwanska, después de un encuentro donde se fue hasta los 31 ganadores, por tan sólo 18 errores no forzados, martilleando a su rival con su 'drive'.
Azarenka tuvo, de todos modos, sus opciones en ambos parciales, sobre todo en el segundo donde llegó a dominar el marcador por un claro 5-2 antes de encajar cinco juegos consecutivos y despedirse de Melbourne Park.
Kerber se medirá por un puesto en la final con la británica Johanna Konta, que se llevó el duelo de revelaciones del torneo ante la china Zhang Shuai, que vio acabado su sueño australiano al caer por 6-4, 6-1.
La asiática se había plantado en cuartos de final desde la fase previa, pero no pudo con la natural de Sidney, que dominó los dos sets y que se convirtió en la primera jugadora de Gran Bretaña en jugar la penúltima ronda de un 'grande' desde que Jo Durie jugase las semifinales del US Open en 1983. Ahora, intentará acabar con una sequía de 39 años sin una británica jugando una final (Virgina Wade, Wibledon 1977).