Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Murray desquicia a Djokovic para luchar por el oro

El tenista escocés Andy Murray ha alcanzado la final del torneo individual de los Juegos Olímpicos de Londres tras superar (7-5, 7-5)en semifinales al serbio Novak Djokovic, con lo que luchará por el oro con el suizo Roger Federer en el mismo escenario en el que ambos pelearon hace menos de un mes por título de Wimbledon.
Murray, que vive el mejor momento de su carrera, superó al número dos del mundo en un partido casi perfecto para luchar por el oro ante su público. Djokovic, que deberá conformarse con intentar reeditar su bronce en Pekín 2008 (con Juan Martín del Potro enfrente), no supo sacar lo mejor de sí para superar a un rival que no mostró debilidad alguna.
El tenista local rozó la perfección en el primer set, sin conceder una sola bola de 'break' a pesar de sentirse acechado en algún momento por el serbio. Ambos tenistas mostraron sus cartas con grandes peloteos y disputados puntos, en los que casi no importaba quién era el sacador.
Djokovic buscaba las líneas de la hierba inglesa pero Murray no mostraba puntos débiles y corría como en casa por el escenario en el que hace poco menos de un mes alcanzó una histórica final en Wimbledon. A pesar del favoritismo a priori del serbio, Murray llevó las riendas del set, comenzando el partido con una bola de 'break' a favor que no pudo aprovechar.
Al número dos del mundo no le sentó bien ese comienzo. El héroe local sumaba puntos con mayor facilidad, mientras que a 'Nole' le faltaba contundencia y acierto en los intercambios. Sin complejos, Murray se defendía de los intentos de su rival por sumar una ventaja, como en el séptimo juego. Sin embargo, Djokovic ni siquiera llegó a tener la bola de rotura, mientras Murray ya sumaba dos.
Así las cosas el duelo parecía condenado al 'tie-break', pero los gestos del tenista serbio mostraban que no las tenía todas consigo. La contrariedad de Djokovic quedó confirmada cuando un Murray superior se llevó el primer acto gracias al único 'break' del set, a favor del tenista local y celebrado por el propio tenista y por el All England Club como un paso de gigante.
En el segundo set, Djokovic se dejó de medias tintas y, al menos, a las primeras de cambio consiguió su primera bola de 'break' a favor en las semifinales. Sin embargo, Murray seguía en su buena línea, frío y contundente para salvar los momentos de crisis. El tenista escocés, arropado por el público, no cejaba en su búsqueda de la final y en su siguiente servicio volvía a salvar otra bola de rotura en contra.
Por su parte, el tenista de Belgrado comenzaba ya a desquiciarse seriamente, con sus habituales aspavientos cuando la cosa no funciona. Y es que, de nuevo en el noveno juego y posteriormente en el undécimo, Murray desbarataba la opción del serbio de tomar ventaja. Impasible y sólido, el héroe local terminó de amansar al 'Chacal', volviendo a romper su saque para firmar un nuevo 7-5 y cerrar el partido.
RESULTADO:
Semifinales:
Andy Murray (GBR/N.3) a Novak Djokovic (SER/N.2) 7-5, 7-5.