Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nadal salva el duro escollo de Nishikori y se mete en los cuartos

Nadal logra meterse en cuartos del Open de Australiatelecinco.es

El tenista español Rafa Nadal alcanzó los cuartos de final del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, tras deshacerse con mucho trabajo del japonés Kei Nishikori en tres sets (7-6, 7-5, 7-6) y ahora se cruzará con el prometedor Grigor Dimitrov, que pudo con Roberto Bautista (6-3, 3-6, 6-2, 6-4).

No fue un partido nada sencillo para el número uno del mundo, marcado también por sus discusiones con el juez de silla por los avisos que recibió por violaciones del tiempo en el saque y por tener que recibir atención médica para vendarse su mano izquierda.
Además, después de un camino sin complicaciones, Nishikori obligó al balear a no perder la concentración e incluso tuvo en su mano hacerse con el segundo y tercer sets, pero no aprovechó su oportunidad y dejó vía libre al manacorí hacia los cuartos de final donde no habrá duelo español, ya que el búlgaro Grigor Dimitrov pudo con Roberto Bautista.
Nadal llegaba cargado de moral a este choque después de haber arrollado a otro escollo duro como el francés Gael Monfils, pero el japonés puso fin a su racha con el saque, que esta vez no le funcionó a gran nivel, cediéndolo por primera vez en el torneo, hasta en cuatro ocasiones.
De todos modos, el español acabó el partido con 12 saques directos, pero con demasiados errores no forzados en su haber (28), sobre todo en el primer set (13), un parcial que empezó como le gusta, con rotura. Pero Nishikori no se dejó intimidad y recuperó el saque en el cuarto juego, que su rival llegó a dominar 40-15.
Este despiste le costó al primer cabeza de serie perder su ventaja en el marcador, que podría haber vuelto a tener en el séptimo cuando desperdició un 0-40. Al final, el 'tie-break' tuvo que ejercer de juez, que declinó la balanza para el campeón de 2009 en Melbourne Park (7/3).
En la segunda manga, Nishikori demostró que no le iba a poner las cosas fáciles y cogió su primera ventaja en el marcador clara con un 'break' en el quinto juego. Sin embargo, no le sacó rédito y Nadal logró igualar rápidamente. Además, el número uno del mundo tiró de experiencia y supo evitar una nueva 'muerte súbita' cuando presionó con acierto el servicio del asiático en el duodécimo juego y se llevó el set.
A partir de ahí parecía que el partido se decantaría para el español. Más asentado en la pista, Nadal se puso con 4-1 en el tercero, pero el japonés reaccionó y le castigó con cuatro juegos seguidos, con dos 'breaks', que le dejaron con 4-5 y servicio.
Pero el decimosexto favorito, que acumuló más de 50 errores no forzados (51) en todo el partido, no supo jugar nuevamente sus bazas y el manacorí no le dejó ni disfrutar de una bola de set. Logró el 'break' y llevó el partido a un 'tie-break' donde puso fin a su primer gran examen en Melbourne Park.
"Necesitamos jueces que entiendan este juego"
"Si estás jugando a 40 grados, no puedes esperar tener 20, 25 segundos para recuperarte. Si estás jugando intercambios de locura, no puedes tener 25 segundos para recuperarte, va en contra del espectáculo. Intentaré ser más rápido en el futuro, pero lo importante es tener gente en la silla que realmente entienda el juego y que la gente que gestiona este deporte entienda el juego. Estamos haciendo a los árbitros peores que antes con todo lo que estamos haciendo para facilitarles las cosas", criticó Nadal en rueda de prensa.
El número uno del mundo dejó claro que no quiere "cambiar ninguna regla". "Acepto que a veces soy lento, respeto esto, pero creo que, en mi opinión, no es correcta", indicó. Sobre uno de los 'warnings' recibidos, recordó que jugó un punto "muy, muy duro". "Corrí a cada pelota en una locura de punto, y luego tuvo que volver a jugar. Lo negativo no es el 'warning', es el momento, con 4-4 y 'deuce', puedes elegir otro momento para hacerlo", advirtió.
"Otra cosa es que la juez no me avisó antes del segundo 'warning' que estaba yendo lento. En mi opinión, va en contra del 'show'. No es sobre reglas o no reglas, la palabra es entender el juego, eso es todo. Necesitamos jueces que entiendan el juego. Las reglas no pueden ir en contra del buen espectáculo", zanjó el balear.
Otro percance en su partido fue una ampolla en su mano izquierda, que está "así, así". "El problema no es la ampolla, es el lugar. Es muy difícil taparla, no es dolorosa, pero no puedo jugar sin esa venda y el tacto con la raqueta es un poco más complicado", confesó.
Igualmente, Nadal rompió una de sus zapatillas. "Nunca llevo un par de zapatillas a la pista, las tengo en el vestuario. Nunca las he roto, es algo que me ha pasado por primera vez", recalcó el número uno del mundo.
Sobre le partido ante Nishikori, el español cree que su concentración durante todo el partido fue "correcta". "Creo que jugué muy concentrado, peleando cada pelota. Kei jugó fantástico, sólo tuvo algunos errores en algunos momentos complicados, pero el resto del partido jugó muy agresivo, salió a la pista con determinación para ir a por los 'winners'", opinó.
"Fue una victoria muy importante y estoy muy feliz. El marcador dice que el partido fue muy duro, cada set fue muy duro y jugar cada uno en más de una hora es porque el partido fue muy ajustado", añadió al respecto.
Nadal reiteró que el japonés estuvo jugando "genial" y que le obligó a "correr mucho". "Hoy había condiciones muy diferentes que hace unos días jugando en la sesión nocturna. Había viento, el 'feeling' no era el mismo, fue un poco peor. Creo que jugué un poco corto, el otro día pegué más largo y cogí ventaja con mis tiros, hoy no lo hice. Kei es un 'top 10' potencial, es una gran victoria para mí", sentenció.
Fin del sueño de Bautista
Ahora, se tendrá que medir a una de las nuevas joyas del tenis masculino, el búlgaro Grigor Dimitrov, al que muchos señalan como el heredero de Roger Federer y también muy popular por ser el actual novio de la rusa Maria Sharapova.
Dimitrov acabó con el sueño en Melbourne del castellonense Roberto Bautista, que cayó en cuatro sets (6-3, 3-6, 6-2 y 6-4), después de un partido donde se alejó algo de la versión que había estado ofreciendo hasta ese momento.
Ambos tenistas buscaban sus primeros cuartos de final en un 'Grand Slam' y el billete fue para el vigesimosegundo cabeza de serie, más sólido y regular en la pista, donde demostró el tenis que lleva dentro y que le hacer ser un rival peligroso.
Bautista intentó mantenerse todo lo que pudo dentro del partido y su mejor juego apareció en el segundo parcial, lo que le sirvió para igualar el partido. Sin embargo, su rival se mantuvo más regular, sobre todo en el igualado y definitivo cuarto set, cuando aprovechó los errores en el décimo juego para lograr el 'break' que le dio el pase entre los ocho mejores.