Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nadal busca a Sampras ante el creciente Wawrinka

Rafa Nadaltelecinco.es

El tenista español Rafa Nadal partirá como favorito en la gran final del Abierto de Australia, primer 'grande' de la temporada, en el que pretende alcanzar a Pete Sampras y completar por segunda ocasión en su carrera el 'Grand Slam', objetivos que quiere evitar el suizo Stannislas Wawrinka, que llega a la cita al alza y con ganas de dar la sorpresa.

El número uno del mundo se vuelve a plantar por tercera ocasión en la Rod Laver Arena para tratar de conquistar el 'grande' oceánico, algo que ya logró en 2009, cuando derrotó a otro suizo, en esta ocasión el más popular Roger Federer, y buscará desquitarse del revés de 2012, cuando la perdió, en una épica 'batalla' contra Novak Djokovic.
Para el balear será la decimonovena ocasión que se encuentre en una final de 'Grand Slam', donde mantiene un balance positivo, 13-5, aunque ocho de esos títulos llegaron en un Roland Garros donde no ha fallado en ninguna de las finales que ha disputado.
El pupilo de Toni Nadal podría ganar su decimocuarto 'grande', lo que le haría alcanzar al estadounidense Pete Sampras como el segundo más laureado de la historia del tenis y se quedaría a tres de Federer, logrando además hacer por segunda ocasión en su carrera el 'Grand Slam', es decir, ganar en al menos dos ocasiones los cuatro grandes torneos del circuito, algo que no ha logrado nadie en la 'Era Open'.
Nadal se planta en la gran final de la Rod Laver Arena al alza. Ha firmado un torneo sólido, donde sólo ha cedido un set hasta el momento, frente al búlgaro Grigor Dimitrov, en unos cuartos donde fue más irregular, sobre todo por una inoportuna ampolla en su mano izquierda. En ese partido, cedió por primera vez en todo el torneo su saque, con el que ha dado pocas concesiones a sus rivales, y que se presenta clave para poder deshacerse del correoso Wawrinka, que tiene en el servicio una de sus mejores armas.
Pero las molestias de la herida en su mano parece que van remitiendo, como se pudo ver en su semifinal contra Federer, donde tras un primer set irregular desplegó un sensacional tenis para arrollar al jugador de Basilea, que se chocó contra un 'muro'. Sin embargo, pese a las diferencias entre ambos, su rival de mañana no se presenta tan accesible como parece.
Wawrinka ha experimentado un crecimiento en su tenis y en su juego con la llegada del extenista sueco Magnus Norman. Más agresivo y seguro de sí mismo, el de Lausana firmó un gran 2013 donde rozó su primera final de 'Grand Slam', en Nueva York, donde le apartó tras cinco sets Novak Djokovic. Cuatro meses después, ha podido saborear un éxito de renombre, al que llega con poco desgaste, aprovechando dos abandonos, uno, el de Vasek Pospisil, sin tener que saltar a la pista.
De todos modos, Wawrinka viene muy reforzado por sus dos últimas victorias. En cuartos se vengó de Djokovic en cinco mangas y en semifinales se deshizo con temple de Berdych, ante el que blindó su servicio, permitiendo solo al checo una bola de 'break' en todo el partido. Desde ahí intentará tener sus opciones frente a Nadal, que también debe tener cuidado del 'drive' del suizo, muy suelto y que sabe que no tiene nada que perder porque, como dijo Federer, la presión recae sobre el de Manacor.
A favor de éste está el factor moral de haber ganado los 12 enfrentamientos al número ocho del mundo y sin ni siquiera haber perdido un set de los 26 disputados, por lo que tomar ventaja en el marcador de inicio podría ser una losa psicológica para el jugador de Lausana.
En cambio, en pista dura y rápida, como se pudo ver en su último cruce, en la Copa de Maestros (7-6, 7-6 para el español), puede equilibrar las cosas y puede ampararse en su triunfo sobre 'Nole', con el que también tenía una estadística negativa, para pelear por un triunfo, que además abriría una esperanza en el circuito al final del dominio del denominado 'Big Four', el cuarteto formado por Nadal-Djokovic-Murray-Federer, auténtico dictador en los 'Grand Slams' y en el que sólo se inmiscuyó, en 2009, el argentino Juan Martín del Potro con su triunfo en el US Open.