Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wawrinka espera a Nadal o Federer en su primera final de Grand Slam

Wawrinkatelecinco.es

El tenista suizo Stanislas Wawrinka alcanzó este jueves su primer final de un 'Grand Slam' después de derrotar en las semifinales del Abierto de Australia al checo Tomas Berdych, frente al que blindó su saque para imponerse por 6-3, 6-7(1), 7-6(3) y 7-6(4) en tres horas y media de disputado partido.

Fue una 'batalla' dura y tensa entre el de Lausana y el de Valasske Mezirici, decidida por el acierto con el saque del primero, que no perdió nunca su servicio en todo el encuentro donde, además, únicamente le dio una bola de rotura a su rival, que también impuso la fortaleza de su servicio.
Así, entre ambos firmaron 39 'aces' (21 para Berdych y 18 para Wawrinka) y un total de cinco bolas de rotura, con tan sólo un 'break' registrado en todo el partido, el tempranero que decidió la primera manga a favor del suizo, que espera disfrutar de una histórica final con Roger Federer, aunque este debe eliminar este viernes al español Rafa Nadal, al que el ocho del mundo nunca ha ganado ni un partido ni un set en sus anteriores 12 enfrentamientos.
De este modo, con ninguno de los dos primeros semifinalistas dando su brazo a torcer con el servicio, tuvieron que ser tres 'muertes súbitas' las que decidieran los ganadores de los otros tres parciales. El checo se hizo de forma contundente con la primera, pero Wawrinka demostró la progresión que ha realizado desde 2013 bajo el mando del sueco Magnus Norman, que le ha mejorado ostensiblemente en su tenis.
El de Lausana, una auténtica máquina de hacer 'winners' con su 'drive' (24 de los 57 totales que registró la estadística), no se descentró por la pérdida del segundo set. Con confianza tras haber eliminado a Novak Djokovic, gran favorito, en los cuartos, mantuvo el poderío de su servicio y tomó ventaja llevándose el tercer set. El guión no cambió en el cuarto, pero, sabedor de que no podía fallar, Berdych acusó más la presión en el 'tie-break' y no pudo evitar su despedida de Melbourne Park.