Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La educación en España, ¿aprueba o suspende?

¿Cómo podemos mejorar la educación en España?, esta era una de las principales preguntas que se planteaban en la encuesta de ‘El Gran Debate’. El actual gobierno se plantea reformar la ley educativa, lo que supondría la novena vez desde que existe democracia en España.

El dato del fracaso escolar en nuestro país es muy esclarecedor: El 28,4 % de los alumnos abandonan los estudios antes de terminarlos, o lo que es lo mismo, uno de cada cuatro alumnos en nuestro país no termina los estudios. Unos datos que nos sitúan a la cola de Europa.
Una de las claves que dieron los contertulios y los invitados en la grada cero es la cantidad de veces que se ha cambiado la ley educativa en nuestro país. Desde que existe democracia en España la norma se ha modificado en 8 ocasiones… la que plantea el PP en esta nueva legislatura seria la novena. Y entonces surgen dudas: ¿Por qué hay tantos cambios?, ¿por qué cuando llega un partido al poder se empeña en cambiar las leyes referentes a la educación?, ¿se utiliza la educación como arma arrojadiza entre los partidos? Casi el 70% de los encuestados cree que las continuas reformas educativas son negativas para el estudiante.
Una de las situaciones más preocupantes en las aulas españolas es la falta de respeto de los alumnos al profesor: El 45% de los docentes padece ansiedad y el 13% sufre depresión clínica. Muchos educadores, cada vez más, tienen miedo a sus alumnos y viven su vocación con un auténtico terror. Una de las soluciones a este problema es, como ya se ha implantado en algunas comunidades autónomas, darle al maestro la categoría de autoridad.
No sabemos si la educación es España aprueba o suspende pero lo que está claro es que sí necesita mejorar. Casi el 70 % de los encuestados cree que la educación pública ha empeorado y que la culpa del aumento del fracaso escolar es del sistema educativo (57%) y de los padres (31%).