Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere el hermanastro del líder norcoreano en extrañas circunstancias

Casi todas las veces que se le ha visto ha sido en un aeropuerto. Desde que fue defenestrado de Corea del Norte hace ya 16 años, saltaba de China a Japón o a Indonesia. Y en un aeropuerto, precisamente, el de Kuala Lumpur en Malasia, es justo donde ha muerto en oscuras y novelescas circunstancias. La prensa surcoreana, amante de los rumores más inquietantes sobre sus vecinos del norte (unos ciertos y otros no), cuenta que dos mujeres le clavaron en el cuello jeringuillas con un veneno letal, las dos espías asesinas habrían logrado escapar en un taxi. A Kim Jong_nam, el hijo mayor de Kim Jong Il, el segundo de la única dinastía comunista del mundo, le trasladaron a este hospital pero falleció en el camino.