Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscal del caso de Isabel Carrasco: "Este ha sido un crimen casi perfecto"

Emilio Fernández, fiscal del caso por el crimen de Isabel Carrasco, asegura que se trató de un asesinato "extraordinariamente bien planificado y ejecutado con la sangre fría de un sicario". Defiende que madre e hija siguieron los movimientos de la presidenta durante días y compraron para efectuar el crimen un revolver que no deja casquillos como las pistolas. La presunta asesina se habría cubierto el rostro para evitar así ser identificada por la víctima y los viandantes. También habrían utilizado un teléfono móvil con tarjeta prepago para no dejar ningún rastro. Con todo esto se convencieron de que nadie sospecharía de ellas por el hecho de que Isabel Carrasco era una mujer con tantos amigos como enemigos. Fernández asegura también que la colaboración de Gago fue esencial, pues defiende que ella habría escondido el arma del crimen. Pero madre e hija cometieron, presuntamente, errores que facilitaron a la investigación seguir el hilo hasta ellas.