Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cabecilla del secuestro lo confiesa todo

Los secuestradores del empresario gallego Abel Diéguez pensaban cobrar por su rescate 70.000 euros y repartirlo entre todos los implicados. La trama del secuestro ha puesto en el banquillo de los acusados a los ocho integrantes de la banda que mantuvieron al empresario durante seis días en condiciones infrahumanas. Con lo que no contaban los implicados era con que Jesús Mejuto, el cabecilla de la banda, iba a confesarlo absolutamente todo. Mejuto ha explicado ante el juez que todos ellos sabían perfectamente que se trataba de un secuestro y que todos iban a cobrar por ello, dando en sala hasta las cantidades que cada uno de ellos cobraría.