Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colau quiere dejar a Barcelona sin terrazas

El Gobierno de Barcelona tiene la pretensión de aplicar la ordenanza de terrazas para dejar espacio libre para el paso de los ciudadanos. Esta orden esablece una serie de medidas que tendrán que cumplir los bares y restaurantes influirán negativamente en la economía de muchos negocios que llegarán a perder hasta más de un 40% de los ingresos, lo que supondrá el cierre de muchos locales de restauración o el despido de empleados. Por el momento, 1470 terrazas de la ciudad han recibido un aviso para reducir las mesas o cerrar, pero empleados, trabajadores  clientes se han puesto en pie de guerra, y el 60% de los negocios organizarán huelgas, protestas y manifestaciones.