Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aída Nízar: "Por primera vez siento miedo"

Aída por primera vez "siente lo que es el miedo". Y es que según cuenta la mujer "ayer no pude acceder a mi vivienda porque tenía amenazas de muerte. Colaboro para que la corrupción no exista y siento miedo". La conexión con el 'caso Guateque' se establece cuando Nízar denuncia ante los agentes delitos de cohecho, prevaricación administrativa y tráfico de influencias. "Todo comenzó con la denuncia a un local que colinda con mi casa, Albarote". Este local se encuentra situado en la calle Lagasca, en pleno barrio de Salamanca. "Local al que el último imputado y detenido en la 'Operación Guateque', el jefe de División Miguel Ángel García Jódar, le concedió en reiteradas ocasiones la licencia de apertura después de determinados precintos, aún sin haber realizado las medidas correctoras exigidas por la ley", aclara Aída Nízar.
Los agentes de la Policía Nacional trasladaron la denuncia de la joven a la unidad de la Guardia Civil que investiga el 'Caso Guateque', estimando oportuno el juez Torres la comparecencia de Aída. "Tengo suficientes pruebas para demostrar que aún quedan muchos funcionarios en la Junta del Distrito que están desempeñando su actividad al margen de la ley. Yo misma he presenciado cómo se han dado sobres a técnicos, jefes de división, etc.", asegura Nízar.
A raíz de esta implicación, la joven declara sentir el miedo en su cuerpo y que incluso alguien intentó forzar la puerta de su lujoso loft. Hecho que Aída se encontró nada más llegar a su casa después de participar como contertulia en el programa de Yolanda Flores. Espacio en el que volvimos a presenciar un 'espectáculo' más de Aídaa l enfrentarse con Beatriz, 'la marquesa', llegando casi a las manos.
Pero, volviendo al miedo que siente la joven, parece que todo suena a un montaje más de Aída. Su tranquilidad y alegría demostrada ante los micrófonos de la prensa antes de entrar a una fiesta celebrada en una conocida discoteca de Madrid, la delatan. "Parece que todo vuelve a ser como antes, estoy más tranquila". Nos alegramos de que Aída se haya recuperado tan rápido del miedo que decía tener.