Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Obregón: "Pido perdón, reconociendo la inveracidad de mis manifestaciones"

Para pedir perdón públicamente la actriz, junto a su abogado y el de Cayetano Martínez de Irujo, convocaron a toda la prensa y dando lectura al siguiente comunicado:
"Con fecha de 8 de mayo de 1999 en el programa de 'Crónicas Marcianas' de Telecinco acusé de manera injusta, y como posteriormente se demostró, sin base alguna a Cayetano Martínez de Irujo, en base a unas informaciones que me fueron suministradas mediante una cinta con objeto de perjudicar a Cayetano y a mí misma. Estas manifestaciones fueron reproducidas en el programa Gente de TVE y en las revistas Semana y Sorpresa.
Las afirmaciones que se demostraron absolutamente inveraces y sin base alguna, han producido en la imagen pública y privada de Cayetano Martínez de Irujo un daño al haber  vulnerado su honor, imagen e intimidad personal y familiar.
Cayetano Martínez de Irujo formuló una querella por diferentes delitos que correspondían al Juzgado numero 1 de Esplugues de Llobregat. Por todo ello, pido perdón, reconociendo la inveracidad de mis manifestaciones y la errónea imputación de hecho delictivos a Cayetano Martínez de Irujo, esto se debió a que ciertas personas de una manera falaz, me hicieron creer erróneamente que se le podía causar grave daño al padre de mi hijo".
Leído este comunicado, la actriz quería añadir unas palabras asegurando que una lección de humildad "Viene bien a todo el mundo", decía y es que estas palabras "no son del comunicado sino de mi corazón". Ana García Obregón es consciente del daño infligido al jinete, un hecho del que asegura arrepentirse ya que ella ha sufrido también este tipo de daños. Finalizados estos argumentos, su único deseo es "Quiero que me perdonde, aunque sea dentro de diez años", concluía.