Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Obregón gana su última batalla

Buenas noticias para Ana Obregón. El juez ha desestimado la demanda que interpuso contra ella hace casi un año su ex asistenta y la ha declarado inocente. Según la sentencia, la actriz no es culpable del trato vejatorio del que estaba acusada.
Ana Obregón está muy satisfecha con la sentencia. Miguel Ángel Nicolás ha tenido ocasión de hablar con ella y le ha asegurado que "está muy feliz" por el resultado, aunque "le ha quedado mal sabor de boca".
El colaborador de 'El programa de Ana Rosa' se ha encontrado con la actriz en un mercado, "comprando tomates", y estuvo hablando con ella sobre el tema que "la puso en entredicho". "Ana está feliz como un perdiz y no quiere saber más del tema", ha contado el periodista, al que le ha asegurado que está sola y "no quiere nada de amor".
Ana, ¿una mala jefa?
La actriz también le explicó por qué Teresa Bueyes (la abogada de su ex empleada Matilde) no acudió al juicio. Al parecer, la letrada redactó las acusaciones pero Matilde tuvo que recurrir a un abogado de oficio "porque no podía pagarla".
La felicidad de Ana es comprensible. Y es que la Obregón ha salido victoriosa de una batalla que empezó hace casi un año cuando su ex empleada le acusó de recibir un trato vejatorio. Según la sentencia, Ana "las obligaba a comer de pie, estaba presenta cuando comía y pasaba para ver cómo comían, si de pie o sentados".
Además, la ex empleada la acusaba de darles para "desayunar, únicamente café con leche. Para comer, únicamente las sobras del día anterior. Y para cenar, o no comer o tomar las sobras del mediodía". En la demanda, incluso se llegó a hablar de que la actriz los encerraba durante la noche.