Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asesinado a sangre fría por un enfermo mental

Estaba convencido de que su mujer le engañaba con el vecino, padecía delirios por celos enfermizos y se drogaba con frecuencia. Todo ello fue el detonante del triste episodio ocurrido hace dos años en la localidad valenciana de Albal, que acabó con la vida de un hombre inocente. La hermana del fallecido ha querido dejar su testimonio de repulsa en 'El Programa de Ana Rosa'.
El 2 de enero del año 2006, Ramón Heredia, adicto a las drogas y con antecedentes penales por robo, se presentó en la vivienda de su vecino y le asestó veinte puñaladas . “Ya te tengo”, gritaba mientras el fallecido pedía socorro a gritos. Luego, arrastró el cadáver hasta introducirlo en la vivienda y se dio a la fuga.
Permaneció escondido tres semanas en casa de unos familiares en Murcia hasta que decidió entregarse. Desde finales de enero de 2006 está ingresado en la cárcel por lo que ya ha cumplido dos de los siete años de condena.
“Vivían puerta con puerta. Un mes y pico antes empezó a meterse más y más con él. Le rompió la puerta, otro día le tiró una maceta y le rompió parte del balcón”, explicaba Ramona, la hermana del fallecido. Fue ella misma, junto a su marido, quién avisó a la policía tras encontrarse el cadáver en el pasillo de su casa.“No me creía lo que estaba viendo, pensaba que estaba dormido”, decía muy emocionada.
Basándose en un trastorno delirante, el procesado fue acusado a siete años de cárcel, pactados con la familia de la víctima. ¿Pero, por qué pactar tan pocos años con el asesino de tu hermano? “Por que era eso o la calle”,afirmaba impotente la hermana de la víctima.
Ramona se siente “humillada y defraudada” con la Justicia y con su modo de actuar en estos casos. “La vida de mi hermano valía mucho más que eso”, decía consternada esta mañana. Como consuelo, su mensaje de condena. Un mensaje que puede ayudar a actuar con mayor rectitud en casos parecidos en un futuro.