Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buscan a Yéremi Vargas en el chalé de Torres Baena

El 'caso Kárate' podría estar relacionado con la desaparición de Yéremi Vargas. Cuando se cumplen tres años de este terrible suceso, el periódico canario Canarias 7 ha desvelado que las excavaciones que la Policía Nacional está realizando en el chalé de Fernando Torres Baena no tienen otro fin que buscar el cuerpo del menor. 
La Policía y el Ejército comenzaron las excavaciones en el chalé de Fernando Torres Baena hace justo una semana. La versión oficial dijo entonces que se trataba de buscar los restos de posibles abortos. Sin embargo, el periodista Antonio F. de la Gándara publica que en realidad están barajando "la remota posibilidad de que el cuerpo del niño Yéremi Vargas, desaparecido el 10 de marzo de 2007 en el barrio Vecindario, esté enterrado en la finca, a pocos kilómetros de la casa del niño".
Los datos han sido confirmados por "dos fuentes de de alto rango en la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil en Madrid y una fuente del mando de la Guardia Civil en Canarias". Pero... ¿Cómo pudo haber llegado allí el cuerpo de Yeremi? ¿Qué relación podría existir entre estos dos casos?
Un profesor en común
Se trata de una pista remota y bastante lejana. Según Nacho Abad, "la Guardia Civil tiene constancia a través de un vídeo" de que el día que desapareció el pequeño, que en julio cumpliría 10 años, el director del gimnasio donde se realizaron los supuestos abusos, Fernando Torres Baena, estaba en una competeción en otro lugar. De hecho, una vez obtenida esa información se dejó "esa vía muerta".  
Sin embargo, como Nacho Abad ya apuntó en su día, posteriormente se supo que el monitor de kárate de Yéremi está vinculado con el entorno del imputado. Ese monitor, identificado como A., fue su profesor de artes marciales en los meses que antecedieron a la desaparición del niño. "Se sabe que aparece 30 veces en el sumario, aunque hasta ahora no está detenido", ha asegurado Nacho Abad.
Sobre la excusa de que la Policía y el Ejército estaban buscando fetos, el colaborador de 'El programa de Ana Rosa' ha señalado que "en realidad después se ha sabido que se le daban píldoras abortivas a las menores, por lo cual no podía haber abortos".
La desaparición de Yéremi y caso Kárate
El jueves 10 de marzo se cumplieron en el barrio grancanario de Vecindario. El menor, entonces de siete años, se encontraba en un solar del municipio grancanario de Santa Lucía a pocos metros de su abuelo y su tío. En todo este tiempo se han rastreado más de 500 pozos en la isla, se le ha buscado casa por casa, calle por calle, se ha investigado a su entorno, a los sospechosos de un posible rapto, e incluso se ha elaborado una lista de pederastas, pero ni rastro de Yéremi. tres años de la última vez que Yéremi Vargas fue visto
Tres años después de esta desaparición, el periódico 'El País' sacó a la luz las denuncias que más de cincuenta alumnos de la prestigiosa escuela de kárate Torres Baena, en Las Palmas de Gran Canaria, hicieron contra el dueño de la academia, Fernando Torres Baena, ex campeón de España y presidente de la Federación Gran Canaria de Kárate, su pareja y una monitora. Los tres están en prisión preventiva imputados por abusos sexuales continuados y corrupción de menores. Otros dos profesores se encuentran en libertad bajo fianza. Según el testimonio de medio centenar de víctimas, de 9 a 35 años, los abusos han sido constantes en la escuela desde hace 20 años.
Al parecer el sexo formaba parte del entrenamiento. Según publicó el citado diario, se fomentaban las relaciones sexuales entre los menores y también entre menores y adultos, relaciones homosexuales y heterosexuales. Muchos alumnos han declarado que, siendo menores, tuvieron relaciones, a veces consentidas y otras no, con otros menores, y que se les ofrecía como premio acostarse con el director o con su pareja. Las relaciones tenían lugar en el chalet de Torres Baena, donde ahora la Policía busca el cuerpo de Yéremi Vargas.