Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clinton y Obama, en el cuadrilátero verbal

Tras esta remontada espectacular, parece que habrá que esperar hasta el 'supermartes' del 5 de febrero (cuando una veintena de estados celebrarán sus primarias o 'caucus' de forma simultánea) para poner fin a la larga batalla entre estos dos candidatos demócratas.
 
Hasta que llegue ese día, se espera que continúe el enfrentamiento entre la que podría convertirse en la primera mujer que llegue a la presidencia de Estados Unidos y el que podría llegar a ser el primer hombre negro que gobierne el país. Muestras de ellos ya ha habido a lo largo de toda la campaña.
 
Ejemplo de ello es el día que Obama dio a entender que hay más figuras del gobierno de Bill Clinton que le apoyan a él antes que a Hillary. "¿Por qué el asesor de seguridad nacional de Bill Clinton, el secretario de Marina de Bill Clinton, el vicesecretario de Estado de Bill Clinton, por qué todas estas personas me apoyan?'', dijo Obama.
 
La senadora demócrata por Nueva York no se quedó callada y respondió: ''Honestamente, es algo tonto. Tenemos el apoyo de centenares de personas, no solamente de gente que estuvo en el gobierno de mi esposo, sino de personas todo el país que tienen experiencia''.
 
Además, la ha criticado por su anterior apoyo al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA en sus siglas en inglés). "Creo que es importante señalar que la senadora fue una animadora del TLC durante más de una década". Una postura que la ex primera cambió cuando presentarse como en precandidata presidencial.
 
Semanas después Clinton también criticaba la falta de coherencia de Obama con estas palabras: "Usted cambió de opinión en tres días sobre todo una serie de asuntos que usted defendió cuando se presentó al Senado para luego cambiar de opinión". A lo que añadió: "Podría tener un buen debate con él mismo".
 
Lo cierto es que este duelo dialéctico está siendo duro pues a pesar de que en alguna ocasión ha habido buenas palabras se pueden considerar un espejismo. Para muestra, un botón: "Quiero felicitar a la senadora Clinton por esta victoria reñida aquí en New Hampshire. Ella hizo un trabajo magnífico", dijo Obama tras la victoria de su rival en dicho estado. Sin embargo, también le ha dedicado perlas como ésta: "Hillary no es la primera personalidad en Washington en gritar 'misión cumplida' por anticipado".
 
De Clinton tampoco se han escuchado grandes palabras hacia su principal rival: "Hay una gran diferencia entre hablar y actuar, entre prometer y cumplir". Incluso ha atacado a Obama y su mensaje de inspirar "esperanza" a los estadounidenses asegurando: "No podemos ofrecer falsas esperanzas a este país sobre lo que podemos conseguir".
 
Visto lo visto, no se duerman. El combate Clinton vs. Obama no ha hecho más que empezar.