Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Cordobés: "Cuando cogí la muleta, sabía que el toro me iba a dar un porrazo"

Después de pasar dos días en la Clínica del Remedio de Barcelona, 'El Cordobés' puede decir que gracias a unos centímetros sigue vivo. "El doctor me ha contado que tengo un pitonazo al lado de la ceja y otro al lado de la oreja, en zonas muy vitales", ha explicado en su llamada al matinal de Telecinco. Y ha añadido: "En cuestión de tres segundos el toro me dio por todos lados, con mucha saña".
Sonriente y feliz, Manuel Díaz es consciente del peligro vivido.Como también lo fue en la plaza de toros. "Yo sabía que no me escapaba con ese toro. Era consciente de ello", ha asegurado el diestro.  Su experiencia le decía que iba a pasar algo esa tarde en el coso: "Durante la lidia yo observaba que el toro no era cierto, cada vez me envestía de una manera, y cuando cogí la muleta era consceinte de que me iba a dar un porrazo, seguro".
Operado y sin problemas
En su primer toro de la tarde, 'El Cordobés' cayó al suelo, tirado por el astado, que le dio en la nariz y le provocó una fractura en el tabique nasal. Tras pasar por la enfermería, el torero fue llevado a la clínica del Remedio donde le reconstruyeron el tabique y a donde el lunes llegó su mujer María Virginia Trocone desde Sevilla.
Allí precisamente, el torero -que ha bromeado diciendo: "No me han dejado muy mal porque mi mujer no me ha abandonado en cuanto me ha visto"- recibió este lunes a la prensa.  "En la cabeza tengo una brecha y un montón de golpes... y la molestia de no poder respirar", explicaba.  Junto a él, su esposa habló de la "impotencia" que sintió al estar en Sevilla cuando su marido sufrió la cogida, decía cogiendo la mano a su marido.
Y es que, según ha explicado 'El Cordobés' a Ana Rosa, ella lo pasa muy mal cada vez que salta al ruedo. Nada más llegar a Barcelona y darle un abrazo, Virginia reaccionó: "Con la mirada me lo dijo todo, me decía no juegues más a esto". Consciente de este sufrimiento, el diestro ha contado que la llamó nada más meterse en la enfermaría, aunque le pidió que no cogiese el coche y evitase conducir por la noche: "Me preocupaba que cogiese el coche, saliese rápido y pudiese sufrir un accidente a costa del mío".
El milagro de José Tomás
El de 'El Cordobés' fue sólo uno de los dos capítulos de este sangriento fin de semana taurino. Al otro lado del Atlántico, José Tomás sufrió una fatal cogida que a punto estuvo de acabar con su vida y que ahora se recupera poco a poco. El diestro perdió seis litros de sangre y se salvó gracias a la rapidez de un banderillero, que con su mano frenó la hemorragia.
De esta cogida también ha hablado Manuel Díez. "Son las cosas que ocurren en esta profesión", ha dicho el diestro que se niega a que estas situaciones cambien su forma de vida. "No concibo mi vida sin torear, no soy capaz de no pensarlo", ha reconocido.
Mientras Miguel Ángel Nicolás ha explicado que "José Tomás va muy bien, ya ingiere alimentos y se contempla la posibilidad de que en las úlimas horas pueda subir a planta". "Los médicos están sorprenidísimos con esta mejoría", ha terminado.