Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Daniela y yo no vamos a ser amigas"

Le han criticado como una de las más lloronas y quejicas de esta edición de 'Supervivientes', pero Wilma insiste en que tenía motivos. En 'El programa de Ana Rosa' ha explicado su debilidad, su relación con Daniela Blume y también la diferencia entre cine porno y erótico, algo que tenía muy intrigados a los colaboradores.
¿Qué es más duro: la convicencia o la supervivencia? Para la ex playmate Wilma González no hay duda, lo peor es pasar hambre". Durante su estancia en Honduras, acusó una gran debilidad, que la llevó al hospital en tres ocasiones, y adelgazó de una manera sorprendente. "No pensé que fuese a adelgazar tanto y tan rápido", reconoció en 'El programa de Ana Rosa' y eso acabó por convencerle en abandonar.
Pero no siempre fue así. La chica Playboy se incorporó a la aventura con ganas de llegar hasta el final. "Pensé que era más fuerte", aseguró la superviviente, que reconoció que llevó escondidos en el sujetador "un sándwich y unas galletas". Pero la debilidad no tardó en hacerse patente. "Acabé con un nivel de grasa casi de desnutrición".
Pero si sus continuas visitas al médico fueron muy criticadas, otro asunto polémico fue su enfrentamiento con Daniela. "Pensaba que era la más afín a mí, por vivencias y demás...", pero acabó nominándola porque, asegura, le parecía "manipuladora".
"No vamos a ser amigas", zanjó Wilma. Pesan más las cosas malas -"me amenazó con romperme la cara, me llamo hija de..."- pero también reconoce las buenas -"la última semana tuvimos una relación cordial y yo se lo agradezco"-.
La presencia de la superviviente en Ana rosa también ha sido aprovechado por los colaboradores, que arrastraban varias dudas sobre su carrera. Una, como planteó Lecquio, era si había hecho cine porno o erótico y en qué se diferenciaban. La respuesta de Wilma fue clara en "el erótico no hay penetración". La segunda, sobre su pecho. Ellaa aseguró que es natural, que se lo redujo y que desde entonces lleva unas "prótesis" para que no le caiga.