Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubierto un distribuidor de silicona líquida en Barcelona

Tras haber denunciado ayer ante los medios una supuesta negligencia médica por la que se estaría empleando la silicona líquida en tratamientos estéticos, Adela, paciente que asegura sufrir numerosos problemas físicos derivados de este tratamiento ilegal, ha colaborado con el equipo de Ana Rosa para llegar hasta el lugar donde se elaboraba la silicona y desde donde se distribuía.
Para dar con el laboratorio ficticio fueron esenciales los vecinos de la zona, ya que el médico getafense acusado de emplear en sus tratamientos estéticos esta sustancia ilegalizada,  ni siquiera conocía la dirección de quien le proporciona los productos que utiliza en sus tratamientos, y sólo disponía de un número de teléfono y un nombre: Carlos.
Finalmente, el equipo de investigación ha descubierto al distribuidor de silicona líquida que facilitaba este producto ilegal a distintas clínicas y médicos de España, según declaraciones del propio individuo. Sant Guillen es el barrio de Barcelona donde se ocultaba el supuesto laboratorio, donde el acusado asegura que únicamente elabora "productos tópicos", es decir, que no se inyectan.
Al llegar al lugar exacto, los reporteros pudieron comprobar que era un local que ni siquiera contaba con timbre porque "no vendo a la calle ni a la gente" afirmó el acusado. Se pudo corroborar que en el interior del local de Barcelona se encontraban los mismos frascos que fueron descubiertos en la clínica de Getafe y que contenían este tipo de silicona ilegalizada desde 1973 en la Comunidad Económica Europea.
Adela, la paciente que sufre trastornos físicos y psíquicos por esta presunta negligencia médica afirma que siente que han experimentado con ella y que nunca deben permitirse este tipo de abusos, aunque admite que afortunadamente la mayor parte de los médicos hacen bien su trabajo.