Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Duquesa de Alba: "Alfonso dejará el ministerio y viviremos en Sevilla; allí no le será difícil encontrar trabajo"

"Soy muy feliz". Es el resumen del estado de ánimo de la Duquesa de Alba, que ha abierto las puertas de su casa de Ibiza a la revista 'Hola' cuando queda poco más de un mes para su esperada boda con Alfonso Díez.
Doña Cayetana, radiante en la portada de la publicación, se muestra muy ilusionada por su próximo enlace y asegura que, a pesar de todas las trabas que se interponía en su camino, nunca dudó en contraer matrimonio con Alfonso Díez. "Ha sido difícil de conseguir, pero no de decidirme: la decisión la tenía muy clara y estaba tomada".
El reparto de la herencia de Doña Cayetana ha sido una de las claves para que sus hijos, reticentes al enlace, cambiaran de opinión. "El reparto lo he hecho porque yo lo he querido, nadie me ha presionado. Pero mientras yo viva seguirá todo en mis manos".
La Duquesa, siempre caracterizada por su fuerte personalidad, explica cómo ha conseguido el visto bueno de todos los que no veían con buenos ojos su boda con Alfonso. "He conseguido mi propósito tratando de convencer a unos y a otros. No soy una persona que se deje manejar. Tengo mis propias ideas y procuro convertirlas en realidad".
De su próximo marido, el funcionario Alfonso Díez, sólo puede decir cosas buenas. "Alfonso es fantástico", y en una espontánea declaración de amor revela que él es "la persona que me ha cambiado la vida totalmente".
Detalles de la boda
Además, Doña Cayetana revela algunos de los detalles de su futura boda. "Será a la una de la tarde, en el Palacio de Dueñas". Aunque todo el mundo se pregunta qué día es el elegido para la boda del año, la misma Duquesa aún no lo tiene claro. "El día no está definitivamente fijado porque dependerá de que nos venga bien a todos".
Por otro lado, como en todas las bodas, otra de las grandes incógnitas es cómo será el vestido que lucirá la novia. De momento sólo se sabe que Victorio y Lucchino serán los diseñadores. "Aún no sé de qué color será el vestido de la boda. Cuando llegue a Sevilla, lo veré con Victorio y Luchino. Como joyas solo llevare unos pendientes".
Y después, ¿qué?
Por último la Duquesa desvela los planes futuros para después del enlace, lo que inevitablemente cambiará la vida de ambos. "Alfonso dejará el ministerio y viviremos en el Palacio de Dueñas, en Sevilla, donde, como tenemos muchos amigos, no le será difícil conseguir otro trabajo".