Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enamoradas y estafadas por el mismo hombre

El estafador con una de sus conquistasTELECINCO.ES
LA HISTORIA
Carlos, un galán de 53 años, israelí y supuesto director general de un hotel de cinco estrellas en Tel Aviv. Este era el perfil de el hombre que ha conseguido estafar a decenas de mujeres españolas. Primero contactaba con ellas en una página de Internet y con su educación y su imagen, acababa cautivándolas. Pero la cosa no acababa ahí, tras conocerlas personalmente, las pedía el matrimonio y luego dinero. Ellas no podían evitar darle lo que pedía ya que estaban perdidamente enamoradas de él. Esta podría ser, perfectamente, la historia de una película pero por desgracia es real como la vida misma.
A todas las llamaba "bombón", para no confundirse con los nombres, y además de robarlas el corazaón las robaba la cuenta corriente. Ellas, ciegas de amor, le daban lo que pedía y nunca podrían imaginar que su amado hacía lo mismo con otras. Se hacía pasar por un hombre viudo que tenía dos hijos y dos niños apadrinados.
LAS AFECTADAS
Alicia, Kathleen y Nati han decidido unirse y crear una plataforma a la que han llamado 'A por él'. En ella, tienen cabida todas las mujeres que han sido engañadas por Carlos. Las tres mujeres fueron a Israel a concocer a aquel hombre que las había engatusado a través de una página de contactos de Internet. Son tres historias diferentes pero con un mismo factor: Carlos.
LA HISTORIA DE KATHLEEN
Cuatro meses fueron los que tardó Kathleen en viajar a Tel Aviv para conocer a Carlos. Nada más bajar del avión la recibió con un ramo de rosas y de forma muy educada ya que es "un seductor nato". En principio no la llevó a su casa sino a un hotel, pero pasado unos días le hizo una cena romántica en su salón. Según comenta la mujer,  "se hace pasar por una buena persona, además él pagaba las cenas y lo pagaba todo". Por ello, no daba la sensación de que fuera un estafador.
En cuanto a su vida íntima, Kathleen ha confesado que "es un buen amante" a pesar de que "no utilizaba protección y encima te pedía un certificado en el que dijera que no tenías Sida". Este israelí se hacía pasar por un hombre que había enviudado hacia más de nueve años y que desde entonces "no había tocado a ninguna mujer".
A Kathleen le pidió matrimonio y ella aceptó sin pensárselo dos veces. Le dio 12 000 euros para el supuesto banquete de boda y parte de ese dinero se lo tuvo que pedir prestado a un amigo suyo. Descubrió la estafa cuando empezó a pillarle en mentiras, pero sobre todo cuando conoció a otra mujer que hacía siete años que había sido engañada por él. Fue entonces cuando empezó a sospechar. Él se dio cuenta de ello y una joven, haciéndose pasar por su hija, llamó a Kathleen diciendo que a su padre le había dado un infarto y que se había muerto.
LA HISTORIA DE ALICIA
Para Alicia la estafa fue muy grande. Ella tardó ocho meses en ir a Israel y conocer a Carlos, éste también la propuso matrimonio pero ésta no quiso. Pero le ofreció una gran inversión inmobiliaria y como Alicia no quería meter su dinero en bolsa, accedió. 120 000 euros fueron los que esta mujer pagó al estafador.
Se dio cuenta un buen día que encendió la televisión y vio a Kathleen y a Nati hablando de él. Denunció a este hombre hace 10 meses y se lamenta de que ni la policía ni los juzgados "han hecho nada". Y advierte de que este señor es "un peligro público".
LA HISTORIA DE NATI
Nati tardó apenas cinco meses en ir a Tel Aviv para conocer a Carlos pero hasta julio del año pasado no se enteró de la estafa. Lo curioso es cómo y dónde descubrió todo: en su peluquería de toda la vida. Coincidió allí con una mujer de Torremolinos que hablaba de su amor por un hombre que se llamaba Carlos y que era de Israel. En ese momento se dio cuenta que no podía ser una casualidad y que las dos eran novias del mismo hombre.