Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eugenia Martínez de Irujo para 'Hola': "Estoy sin compromiso, sola y feliz"

Dos ex de Francisco Rivera copan este miércoles la portada de la revista 'Hola': Cecilia Gómez y Eugenia Martínez de Irujo. La hija de la Duquesa de Alba posa más guapa que nunca y se confiesa en un reportaje de ocho páginas: "Hoy por hoy lo último que entraría en mis planes sería pensar en casarme. Hace mucho tiempo que no creo en el amor eterno".
La Duquesita, a quien recientemente se le ha visto con Laporta, el presidente del Barça, confiesa estar "sin compromiso, sola y feliz". "Éramos un grupo de amigos pasándolo bomba en un día estupendo, y ya está. Están como locos por sacarme a alguien, por ennoviarme, porque llevo un año sola, pero yo ya paso", asegura una Eugenia exultante.
Según ella esa felicidad apareció "en marzo o abril del año pasado" cuando descubrió que "estar sola era un verdadero placer"."Antes me sentía con carencia de cariño y necesitaba una pareja. Acababa una relación y casi tenía que enlazarla con otra. Pensaba que la situación perfecta era ésa. Pero esa etapa terminó". Eugenia dice que ha aprendido a quererse a sí misma y se siente bien: "Estoy más a gusto que nunca. Es la mejor etapa de mi vida".
La alegría que muestra Eugenia durante la realización del reportaje se mezcla con las prisas. Cuando ve todas las preguntas que tiene que contestar dice: "Hoy no comemos. A las cinco me espera Tana en el colegio". La hija que tiene con Francisco Rivera es su gran prioridad: "Ella es lá única que me importa".
La fantástica relación con Fran
Eugenia cree que el principal error de su vida fue precipitarse a la hora de tener novio, aunque tiene la suerte de llevarse bien con todos. "Con mis ex no me llevo bien, me llevo genial. Algunos son íntimos amigos: Colate, Rosauro y, por supuesto, Fran".
Dedica especiales palabras de cariño al torero: "Que Fran y yo tengamos una magniífica relación es una suerte enorme. Habiendo una hija de por medio, diría que es casi de envidiar. Ya se sabe que los que sufren más son los hijos".
Su buena relación con Fran no es señal, como quieren y dicen algunos, de que pueda haber una reconciliación en la pareja. Lo dice Eugenia, quien vive día a día la insistencia de su madre: "Mi madre no sólo no lo cree, sino que no se da por vencida. ¡Qué se va a dar por vencida!"
Sobre Fran dice además que le hace mucha gracia: "Siempre que acaba una relación dice lo mismo. Es un gentleman". Se refiere a la frase que dijo el matador sobre ella: "Ha sido, es y será la mujer de mi vida. Por donde pisa, yo beso".
Fan incondicional de su madre
En la reciente felicidad de Eugenia mucho tiene que ver el buen estado de salud del que goza la Duquesa de Alba en estos momentos. "Después de lo mal que lo pasamos con las operaciones de mamá, llevo una racha estupenda. Con la última intervención llegó la calma", asegura en 'Hola'.
Eugenia, que ha sido siempre la niña de los ojos de Cayetana, se desvive hablando de su progenitora: "¡A mí madre no hay quien la gane! ¡Es su año! No he visto a nadie más popular. Me encanta que la gente la quiera. Se lo merece".  Y es que la Duquesa está de plena actualidad: es portada este mes en 'Vogue', pronto recibirá la medalla de Oro de la Comunidad de Madrid y acaba de ser protagonista de la miniserie de Telecinco 'La Duquesa'. Sobre ella dice Eugenia: "Creo, a diferencia de mamá, que la actriz que da vida a la duquesa sí tiene un parecido con ella, sobre todo, en la sonrisa y en el atractivo".
La pequeña de los Martínez de Irujo, a la que no le gustaría ser Duquesa de Alba, le encanta ver feliz a su madre, y no ve problema en que sea junto a Alfonso Díez. Además, dedica en la entrevista palabras de afecto a sus hermanos y se para a comentar lo mejor de cada uno. Cayetano, el imitador; Carlos, el gracioso; Alfonso, el ocurrente; Fernando, el más tímido, y Jacobo, del que confiesa que se hubiese enamorado.