Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feliz cumpleaños

"A cada una de las personas que nos ven habitualmente, ¡muchas felicidades!". Estas palabras dedicaba Ana Rosa a la audiencia con motivo de la celebración del tercer aniversario del programa. El 10 de enero de 2005 la periodista fichaba por Telecinco para embarcarse en una nueva y prometedora aventura: liderar el matinal estrella de Telecinco. El reto era crear un formato que combinara información permanente con entretenimiento al máximo distribuidos en distintos espacios y secciones. Como bien explica la periodista, el objetivo era "crear una oferta distinta, con otro tipo de contenido y cambiando de registro". Pero 'El Programa de Ana Rosa' ha conseguido mucho más que eso. Se ha convertido en la referencia informativa de las mañanas.
 
Tal día como hoy hace tres años, la exclusiva indiscutible del programa tenía un nombre: Ramona Maneiro, la mujer que ayudó al gallego Ramón Sampedro a morir. Tetrapléjico desde los 25 años, fue el primer el primer español que consiguió abrir un debate sobre la eutanasia. Siete años después de su fallecimiento, Ramona revelaba su secreto a Ana Rosa.
 
Y después de ella, muchos otros rostros se han puesto también ante las cámaras del programa. Carmen Martínez Bordiú, José Bono, Lolita Flores, Mariano Rajoy, Tamara Falcó, José Luis Rodríguez Zapatero... la lista es interminable.
 
Aquel día también supuso el debut de Máxim Huerta en un magazín. Acostumbrado a dar noticias desde el plató de Informativos Telecinco, era la primera vez que los teleespectadores veían al colaborador de pie y a cuerpo completo. ¡Màxim tenía piernas!
 
Para Óscar Martínez, más experimentado en programas de entretenimiento, también ha llovido mucho desde entonces. Ahora es padre y su cara es ya una identidad del programa.
 
Tres años, cuatro horas de programa, más de diez personas al frente de las cámaras y 42 personas entre producción, dirección y redacción. Profesionales de empaque porque, como apunta Ana Rosa, "al final, el equipo es lo que cuenta".