Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mi Francisco es el hombre de mi casa"

24 años después de la muerte de Paquirri en una plaza de toros, Isabel Pantoja y su hijo posan juntos en la que fuera la vivienda familiar. La tonadillera vuelve a aparecer como la viuda del torero y parece pasar el testigo de 'cabeza de familia' a su hijo Kiko: " Mi Francisco es el hombre de mi casa".
Una entrevista íntima a madre e hijo en la que hablan de su relación y de los malos momentos que han vivido juntos. Juntos han superado tiempos duros por la implicación de la artista en la 'Operación Malaya'. Francisco Rivera asegura que, pase lo que pase, siempre apoyará las decisiones de su madre, y se muestra más maduro que nunca: "soy consciente de haberme equivocado muchas veces y me he dado cuenta de que tengo que corregir mis errores".
Por su parte, la tonadillera reconoce su parte de culpa: "he cometido errores como madre porque he mimado a mi hijo excesivamente, pero estoy segura de que volvería a hacerlo". Además, descubre cómo es el 'Paquirrín' que no conocemos: " Mi hijo es un chico noble, que se piensa que todo el mundo es bueno (...) es 'pa' comérselo por dentro, porque en la vida no todo es el físico".
En varias de las instantáneas que ilustran la entrevista, Isabel y su hijo posan con la misma ropa, una imagen de la compenetración que existe entre ellos. La Pantoja afirma que "mi niño es mi vida. Es lo más importante que Dios y Paco me han dado".
En el reportaje, el recuerdo de Paquirri es constante. Sin embargo, sorprende que a lo largo de varias páginas no aparezca en ningún momento el nombre de Julián Muñoz, la última pareja de Isabel, lo que muchos han interpretado como una intención, por parte de la cantante, de hacer una lavado de imagen. Un intento por borrar la última etapa de su vida y volver a retomar la de madre y viuda del torero.