Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El Gobierno no está haciendo caso de las exigencias de los piratas"

Tras 36 días de secuestro, la situación en el Alakrana se complica. Según han confirmado a 'El programa de Ana Rosa' las mujeres de dos de los marineros secuestrados, los piratas habrían bajado a tierra a dos miembros de la tripulación y han vuelto a exigir la liberación de los piratas retenidos en España.
Después de conocerse la noticia de la explosión en el Alakrana, dos de las mujeres de los marineros españoles se han puesto en contacto con 'El programa de Ana Rosa' para transmitir el mensaje que los marineros han hecho llegar a sus familiares esta misma mañana.
"Me llama la empresa y me dice que se están poniendo en contacto los marineros con las familias con un mensaje: Que se libere a los dos piratas que están en España. Eso lo ha recibido alguna esposa más. Yo de primera mano mi marido meha llamado a las 9:25 del a mañana y me ha dicho: "Escuchame que es muy grave. El Gobierno no está haciendo caso de las exigencias que están en la mesa de la negociación: la libertad o el que les devuelvan a los dos piratas que tienen retenidos ilegalmente porque se ha hecho en aguas de somalia y se han llevado a tres marineros a tierra." 
"Se ha puesto a llorar y me ha pedido que hagamos ruido. Que no los dejemos solos porque van a ir sacando uno a uno del barco mientras no se devuelva a los somalíes a su tierra.  Hace como 15 - 20 días EFE dio una noticia y el Gobierno miró para otro lado y a nosotros siempre nos han dicho que en la mesa de negociaciones no existían los dos piratas."
"No me ha dicho nada de la explosión. Me he puesto en contacto con el Gobierno vasco e insitía en que no dijeramos nada  alos medios, que se estaba contrastando con la Vicepresidenta. Ya va siendo hora de que se haga algo. No quiero una banderita española y una pensión de viuda. Estaba en la mesa desde el principio. Nunca se ha visto que se coja dos secuestradores con 36 secuestrados y se traigan a España."
Tras esta primera parte de la conversación, Ana Rosa hacía público el comunicado enviado por el Ministerio de Defensa según el cual los piratas han obligado a llamar a su familia y que mientras los piratas han lanzado una granada al agua y han dispardo al aire. Tanto el barco como la tripulación están en perfectas condiciones y que el ministerio lo interpreta como medida de presión de los piratas.
"Escuchado esto, la esposa del marinero volvía a tomar la palabra. "Estoy muy enfadada. Más maniobras de distracción por parte del Gobierno ni una. Nos han mentido durante 36 días. Yo tengo la garantía de la voz de mi marido. Me ha dado un mensaje muy claro: lucha, no me dejes solo, no te calles. Se han llevado a tres y los siguientes a ver a quien les toca. Que den la cara y digan la verdad."
"Voy a luchar hasta las últimas consecuencias. A lo mejor una medida de presión es ponerme en huelga de hambre. Ellos saben lo que los piratas les piden, que esos dos somalíes los querían."
"Muchas mentiras. El lunes he recibido una llamada de una persona extranjera que me decía por qué no hacía nada y cuando me volvió a llamar se identificó como mi hermano muerto. Blanco y en botella.  Mi marido me ha pedido que salgamos a los medios y España entera se entere de lo que quieren los piratas. Me decían que por qué no hacía algo. Necesitamos la verdad, necesitamos a nuestros maridos."
Finalizada esta llamada, Silvia, esposa de otro de los marineros se ha puesto en contacto con el programa para explicar lo que su marido le había contado por teléfono.
"Me acaba de llamar. Me ha dicho que están muy mal que han llevado a tres marineros a tierra y que los sacáramos de allí. Han lanzado granadas contra las fragatas y están armados hasta los dientes. Yo no sé que más quieren les están hablanmdo desde el barco y están desesperados. No tienen ni agua potable. La tensión va en aumento y esta señora nunca se ha puesto en contacto conmigo. No hemos recibido ninguna llamada. En estos momentos no nos informa nadie, ayer hubo ausencia de llamadas. Hemos llegado al límite y no puede ser que lleguemos a estos extremos."
"Mi marido estaba llorando. Está acostumbrado a trabajar duro y que me pida que le saque del barco. Me vale más su palabra que la del Ministerio entero."
"Si los piratas se han visto obligados a esto es porque el Gobierno no está cumpliendo su palabra, ¿Qué está esperando que se cumplan las amenazas.? El Gobierno no confirma nada porque cuando se comenten errores es muy difícil reconocer las cosas."