Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda vuelve a perseguir a Belén Esteban

Ahora que parece que Belén Esteban ha salvado su matrimonio, cuando la demanda de María José Campanario sigue sin aparecer y cuando en 'MQB!' le continúan dando su apoyo a la de San Blas, surge un nuevo problema. Según publica la revista 'Diez Minutos' en portada, Hacienda ha vuelto a perseguir a la Princesa del Pueblo.
Casi un año después del incidente en el plató de 'Sálvame', cuando dos agentes se presentaron en plena grabación del programa para notificarle una investigación sobre su patrimonio, Belén ha sido sancionada con una multa de más de 120.000 euros. Se le acusa de no haber rendido cuentas de sus sociedades Beandre Patrimonial S.L. y Producciones BEM S.L., creadas en 2000 y 2005 respectivamente.
La revista presenta la documentación que justifica que las dos sociedades que acumulan nueve demandas en total e incluso "su nombre ha aparecido en los boletines oficiales", ha explicado Marisa Martín Blázquez. Según ésta, al parecer, "Belén tenía conocimiento de la noticia ayer" y cuando sus compañeros de 'Sálvame' conectaron con los ensayos en directo de 'MQB!' la notaron algo preocupada. "Nada, nada, no me pasa nada", les contestó ante sus preguntas.
Al parecer, Beandre Patrimonial S.L. se mantuvo al día durante los dos primeros años de existencia. Sin embargo, lleva sin rendir cuentas desde 2002 y la Esteban posee tres advertencias de las que ha hecho caso omiso por lo que tendría que pagar una multa de hasta 60.000 euros. Mientras, Producciones BEM S.L. nunca ha presenciado sus cuentas y suma ya seis reclamaciones. Por esta entidad, Belén debería pagar una sanción de otros 60.000 euros.
Belén insiste en decir que sus cuentas están al día. Y es que, según Marisa Martín Blázquez, lo suyo es "un problema de despiste, de dejadez y no tanto para hacer algún tipo de fraude fiscal ni mucho menos". Es que la sociedad creada en 2000 quedó "inactiva y ella entendió, mal entendió que al no haber ingresos y gastos no tiene que presentar ninguna documentación".