Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Imagínate que hay un concurso de baile y voy yo. ¿Quién lo ganaría?"

Bolso en mano. Así era como se le esperaba y así ha aparecido Carmen Lomana en el plató de Ana Rosa. La concursante más glamourosa de 'Más que Baile' ha demostrado que el dinero no se pierde por dejar el bolso en el suelo, porque sino: "Yo debía estar ya de homeless". Dicho esto (y aclaradas las dudas) ha repasado sus experiencias en la academia de baile. Y cómo no, ha hablado de moda, que es de lo que ella sabe.
Feliz, sonriente y entre aplausos. A pesar de que después de cuatro galas, todavía no ha conseguido ningún primer puesto, Carmen Lomana está "muy contenta" porque sabe que hace lo que puede. Esto ha dicho, aunque poco después se ha sincerado: "Pensaba que no me iban a importar las críticas pero ahora me estoy picando".
Se molesta por los comentarios sobre su forma de bailar y también por todo lo que se habla de dinero. "¿Por qué todo lo tienen que centrar en el dinero? Yo he entrado porque me hacía mucha ilusión aprender y hubiera pagado porque me enseñaran", ha dicho con intención de acallar las habladurías. Y ya puestos se ha comparado con otra rica (y también pija)  de las de verdad: "Mucha gente tiene dinero y trabaja, mira Paris Hilton".
"Dios no ha llamado a Belén por el camino del baile"
Como ella no tiene pelos en la lengua, no ha podido callarse y aunque venía "a hablar de moda", se ha acabado mojando. Primero porque hasta ahora está de acuerdo con todos los ganadores "excepto un día". ¿Y cuál? "Pues imaginaros, paso palabra", ha dicho haciendo un guiño al concurso. Y por si a alguien le quedaban dudas ha añadido: "Imagínate que hay un concurso que sabe más de ropa o de moda y voy yo, ¿pues quién lo va a ganar?".
La victoria de Edurne, que ha sido una de las ganadoras junto a Víctor Janeiro, Belén Esteban y 'El Sevilla', y también los bailes de Belén Esteban. "Yo adoro a Belén Estebán, pero Dios no ha llamado a Belén por el camino del baile", vamos que le "recuerda a Lina Morgan cuando hace los pasos de baile". Claro que ella no había visto que en el Sálvame del jueves repitió su número, el que llevó a llorar, y le salió perfecto.
¿Y el resto? No todo son críticas hacia sus compañeros, los chicos no lo hacen mal. Pero puestos a sacar la puntillita... ¡A ella no hay quien le gane! "Ellos tienen una bailarinas estupendas", ha dicho. Y Belén Ro, que quería sacar el tema del último ganador, ha añadido eso de que "a Víctor Janeiro le gusta su bailarina por eso está tan suelto, el rumor está en la calle". Pero a pesar de todo, Carmen dice: "Nos llevamos estupendamente" y ha hablado de su 'pequeña amistad' con Andreita Janeiro: "El otro día estuve hablando por teléfono con su hija (de Belén) y es más mona. Porque Andrea ahora dice, 'mami mami me gustáis La Lomana, el tío Víctor y tú y tengo un lío para votar'"
Lecquio, su enamorado
Estaban todos para recibir a la glamourosa bailarina, excepto Alessandro Lecquio. Pero no pasó nada, porque él la llamó. A grandes problemas, grandes soluciones. ¡Cómo se lo iba a perder! Su máximo detractor es un enamorado de sus piernas: "Te veo tan guapa como siempre y como siempre luciendo unas piernas extraordinarias". A lo que ella le ha respondido: "Gracias Alessandro, tenemos que quedar unos días para hacer unas risas".
Lecquio, que tampoco tiene pelos en la lengua, ha saltado directo al ataque: "Carmen, tú que eres tan elegante, ¿qué opinas del estilismo de Poty? "A mí de Poty me gusta todo", ha sentenciado. Mientras, a las críticas recibidas por el Conde ha respondido igual de tajante: "Mira, yo necesito un asesor de imagen y creo que vas a ser tú".
"Carmen Martínez Bordiu baila potable"
Las dos son ricas, glamourosas y también concursantes del programa. Además comparten nombre. Pero para Carmen Martínez Bordiu no hay ningún parecido más y mucho menos en el baile. A las críticas de la nieta de Franco, La Lomana ha sentenciado: "Carmen Martínez Bordiu, no sé como baila. Sólo la vi con un chachachá y baila potable".
¿Pero potable de potar o potable de pasable? Aparentemente la pregunta más normal, ha generado excesivas confuniones para Carmen. Porque ella es muy fina, muy glamourosa, demasiado elegante para saber que potar es vomitar. "Mira lo acabo de aprender", ha dicho. Y para explicar por qué no lo sabía, ella ha sido igual de franca, sin tapujos: "Es que yo no bebo porque no me gusta. A veces un poquito de vino blanco, pero me da calor, me pongo colorada". Ella es así.
 La gurú de la moda
Lo dijo desde el principio y al final lo consiguió. Carmen Lomana también ha tenido oportunidad de hablar de moda. ¡Faltaría más después de que el crítico de moda de 'The New York Times' se fijase en ella durante la semana de la moda de Madrid!. El diario neoyorquino tituló el artículo como "Carmen Lomana, el tesoro nacional de España". Y claro, es que "esto te da un subidón", ha dicho reluciente.
Para terminar, la bailarina, que confiesa ha ido alguna vez a la 'boutique calé' (el mercadillo) ha adelantado lo que espera para la próxima temporada. En resumen, falda corta, tendencia retro de los años 50 y "mucha pluma, mucha".