Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Oneto: "Antes usaba la talla 72 y ahora voy por la 54"

José Oneto llegó al plató de Ana Rosa el pasado mes de octubre. A sus 23 años pesaba 150 kilos y ansiaba someterse a una operación de reducción de estómago. Seis meses después, este joven ha perdido "41 kilos". Ha sido gracias a la ayuda desinteresada de un médico, que le facilitó entrar en quirófano. José es el primer eslabón de la Cadena de Favores que este miércoles comienza 'El programa de Ana Rosa'. "Estoy muy contento y todavía lo voy a estar más", dice
Hace un año José no podía apenas jugar al fútbol, una de sus mayores pasiones. Desde pequeño ha sido "gordito" y a pesar de sus cuatro intentos de hacer una dieta, lo máximo que consiguió adelgazar "fueron 10-12 kilos". Ahora ha logrado su gran sueño "llegar a los balones en profundidad". Conseguir ese objetivo no hubiese sido posible sin la ayuda de OTRA PERSONA que podía lograr sin grandes esfuerzos lo que José NECESITABA.
Esa persona es Felipe de la Cruz, quien escuchó su historia en televisión y voluntariamente quiso ayudarle. El 15 de diciembre José entró en quirófano para someterse a una lamparoscopia, que no le ha dejado cicatrices. "Nosotros te vamos a poner en la línea de salida", le dijo el doctor de la Cruz. De esa línea partirá ahora para ayudar a otra persona que lo necesite.
La nueva vida
Con 40 kilos menos, el día a día de José ha cambiado radicalmente. "Trabajo en un supermercado y antes no podía agacharme", cuenta el joven. Además ha empezado a ir al gimnasio, "haciendo cosas suaves para no forzar".
Pero sin duda lo que más ha cambiado es su alimentación y la comida que llena su nevera. En octubre reconoció en 'El programa de Ana Rosa' que era un apasionado de la comida basura y ahora ha tenido que dejarla. "Por la mañana me tomo un kiwi o dos y antes solía desayunar un tazón de cereales en casa y en el trabajo tomaba un 'baguette' con 200 gramos de chopped y dos latas de refresco", explica.
La familia también ha notado este cambio. "Mi madre ha perdido cinco kilos desde que yo me cuido", explica el joven. Pero sobre todo donde dice que más ha notado la operación es "en las fotos y en la ropa". Aún así, todavía no ha renovado su vestuario porque el médico le ha dicho que va a bajar más: "Aguanto con la ropa de mis hermanos y alguna ropa que me he comprado".
El próximo eslabón
La historia de José no puede terminar aquí. Ahora él será el encargado de realizar el papel que en su día jugó Felipe. Los ha criado solo, pero la crisis económica le ha impedido llevarles de vacaciones. Eso es lo que le gustaría y José tiene que ayudarle. ¿Cómo lo hará? La persona que deberá ayudar es hombre cántabro soltero y con cuatro hijos, todos adoptados.