Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La novia de Julián Lago pide ayuda para que reciba atención médica en España

El periodista Julián Lago lleva cerca de tres meses en coma en Paraguay. Su novia, a la que ya casi no le quedan recursos económicos para costear el tratamiento médico, pide colaboración para que puedan traerlo a España y sea atendido en los centros de este país.
Entre 1.000 y 2.000 euros es lo que cuesta estar un día en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital privado de Paraguay. Yolanda, la novia del conocido periodista español Julián Lago, maneja estos gastos desde hace casi tres meses, cuando él fue atropellado por un motorista. A punto de que se le agote el dinero, lanza un mensaje de ayuda y pide colaboración para traer a Lago de regreso a España y que pueda ser atendido en este país.
Julián Lago fue atropellado el pasado 14 de mayo en Coronel Oviedo (Paraguay), a donde se había mudado sólo unos meses antes para empezar una nueva vida junto a Yolanda. El accidente le provocó un grave daño en el cerebro y, desde entonces, permanece en coma.
Para los médicos, estó en "un estado vegetativo con prácticamente nulas probabilidades de recuperación", relató Inma Portalo, la periodista de 'El Programa de Verano' que ha viajado hasta Paraguay para conocer esta historia. Sin embargo, también apunta a que su novia no pierde la esperanza, ya que todavía es sensible a ciertos estímulos como, por ejemplo, al dolor.
Sin embargo, el tiempo se agota y Yolanda ya ha gastado prácticamente todo el dinero que tenía para poder costear los gastos médicos. Aunque les han llegado ciertas ayudas desde España, por el momento no han conseguido su objetivo que es traerle de vuelta a este país y que le atiendan en los hospitales españoles.
El Pocero ofreció su propio avión para hacerlo, pero es incompatible. Pero Yolanda asegura que se les está acabando el dinero y la próxima semana probablemente tendrán que llevarlo a un centro público, en los que los recursos son muy limitados y probablemente no podrán darle la atención que necesita.