Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junior no se esperaba la denuncia de sus hijos

Junior siempre ha ocultado los problemas con sus hijos.telecinco.es
Han optado por la vía dura. Tras negociar en varias ocasiones y alcanzar algún que otro principio de acuerdo, al final no han podido llegar a ningún punto en común y los hijos han decidido poner una denuncia en el juzgado de Villalba, el más cercano al domicilio familiar.
Junior está sorprendido. Según ha podido saber Paloma García Pelayo de la propia familia, el músico "tenía la confianza íntima de que no sucediera". Pero sus hijos mayores han llegado al último extremo. Sus opinión sobre el asunto no va a tardar en hacerse pública. Prometen ser unas declaraciones incendiarias.
Bien es cierto, en cualquier caso, que para alcanzar un acuerdo entre las dos partes, Junior es la mitad de ese acuerdo, explica García Pelayo, y "no pone facilidades".
El origen de esta agria polémica tiene su origen en unos bienes pertenecientes a Rocío Dúrcal que, según los abogados de sus hijos mayores, no estaban inventariados en el testamento. De modo que exigen que se repartan aplicando los criterios con los que se distribuyeron entre los testaferros los otros bienes. Junior sostiene que la exclusión de estas propiedades (un piso en México y la participación en diversas sociedades, entre otros) del testamento está en regla. El problema reside en que el testamento está redactado en 1992 y los bienes que se reclaman fueron adquiridos después.
Hasta en las mejores familias
Sobre todo este asunto Ana Rosa ha mostrado su consternación: "qué pena que hasta en las mejores familias siempre haya problemas con la herencia, sobre todo en ésta, que parecía una familia tan ejemplar y estaba llevando tan bien todo esto".
Paloma García también lo entiende así y ha traído a colación el caso de Rocío Jurado, cuya herencia también divide a la familia. Aunque ha destacado que la venta del piso de la chipionera ha estado exenta de tiranteces. Rocío Carrasco comunicó sus intenciones a Ortega Cano, que dio su aprobación, y la transacción se consumó sin problemas. Ya hay una familia viviendo en el antiguo domicilio de la artista.