Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junior contra sus hijos: el origen de la discordia

Todo apunta a que las palabras que Junior dedicó a su hijo Antonio no le gustaron nada. Dijo que sus hijos estaban "como se dice en España, despendolados". No los había educado bien. Algo que empezó a suceder cuando se quedó con su custodia. Se quejó del desparpajo de esos niños de cuatro años, que llegaban a echarle de casa. Unos retoños que no habían sido "adiestrados" y por tanto eran "fieras".
De la otra denunciante, de Carmen, dice que es "todo un carácter". Mientras gesticula como dando a entender que es una mujer de armas tomar. Mejores palabras tiene, en cambio, para la pequeña Shaila, que no ha denunciado y es con la única que se habla, de quien dice que cree que es la que más ha salido a su madre, la cantante Rocío Dúrcal.
Avariciosos
A pesar de las desavenencias desencadenadas por las palabras de Junior en esta entrevista, los motivos que apunta el cantante pasan por la simple avaricia. Una versión que se ve corroborada por Edurne, la ex mujer de su hijo, que celebra que ahora se vea la verdadera cara de Antonio (hijo).
"Del que menos me sorprende es de mi ex, que es capaz de esto y de mucho más", ha explicado en la revista QMD. Ella ya pasó por esto. Él se quedó con la custodia de sus hijos -momento en el que comienza su fiereza, según dice Junior en la entrevista- y lo hizo "solo por quedarse con la casa".
Necesidad de 'parné'
El problema es que Juniorno entiende la prisa de sus hijos por hacerse con La Berzosilla, la finca Los Flamingos, en Málaga, el terreno en Estepona y las parcelas en Marbella si van a ser suyos cuando él muera. En el Programa de Ana Rosa Paloma García ha revelado que el más necesitado de dinero ahora mismo es, precisamente, Antonio. Y de ahí su impaciencia.
Para no echar leña al fuego, Jesús Mariñas comentó en La Razón que ninguno de los tres hijos asistirá al homenaje a su madre que celebrará el pueblo de Dúrcal el día 14.