Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libertad con cargos para el hombre que secuestró a su novia

Funcionarios del Grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía en Palma detuvieron en la localidad de Porto Colom, en Mallorca, al ciudadano inglés Anthony C. por un delito de detención ilegal y malos tratos. El detenido está en libertad con cargos y la víctima y su hijo han pasado a un centro de acogida para mujeres maltratadas. Parece que la pesadilla ha terminado.
Funcionarios del Grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía en Palma detuvieron en la localidad de Porto Colom, en Mallorca, al ciudadano inglés Anthony C. por un delito de detención ilegal y malos tratos. Kamila, una mujer polaca de 24 años, llevaba sufriendo durante dos años las vejaciones de su pareja. Estaba totalmente controlada y sólo podía salir a la calle para comprar el pan y hablar con su madre, eso sí, siempre bajo la vigilancia de su pareja.
La investigación comenzó el pasado 27 de febrero, cuando el agregado de Interior de Polonia remitió a la Jefatura Provincial de Baleares una denuncia que había realizado una mujer en una Comisaría Provincial de Polonia, en la que manifestaba que su hija estaba retenida contra su voluntad en Mallorca, junto a su hijo de menor de un año.
Debido a la gravedad de la denuncia la policía e Mallorca no dudó en ponerse manos a la obra y establecer un dispositivo de búsqueda y vigilancia para interceptar al acusado. Una vez localizada la vivienda en la que residían la víctima y su pareja, los agentes comenzaron a vigilarles y, a la vez, otro equipo del Cuerpo Nacional se puso en contacto con la joven.
Kamila explicó a la policía la situación que había vivido desde hace dos años. Dijo que no podía salir a la calle y que había dado a luz a su hijo en la casa. Asimismo, confirmó que el pequeño noestaba  inscrito en el Registro Civil porque su pareja no le había dejado por si así ella salía del país. Había vivido un auténtico calvario en el que los malos tratos, la violencia y el cautiverio en su propia casa eran la rutina de su día a día.
De momento, el supuesto agresor está en libertad con cargos, mientras, la víctima y su hijo se encuentran en un centro de acogida. La pesadilla ha terminado; la justicia será la encargada de zanjar este asunto.