Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mainar es un hombre frío y cerebral, según Valvanuz Sánchez, experta en lenguaje gestual

Aunque aparentemente tranquilo, Santiago Mainar, único imputado en el crimen de Fago, sufrió algún lapsus lingue durante su declaración en el juicio. Hoy 'El programa de Ana Rosa' ha querido analizar cada uno de los gestos durante su testimonio, los cuales han revelado que es un hombre frío y que no está seguro de lo que dice.
Casi tres años después del asesinato de Miguel Grima, alcalde de Fago, ayer tuvo lugar la primera sesión del juicio contra Santiago Mainar, el único imputado, quien a pesar de haberse declarado culpable ayer insistía en su inocencia.
Sin embargo y a pesar de su insistencia, los gestos de Mainar mostraban a un hombre frío y calculador y que está montando una historia de la que no está plenamente convencido.
Según la experta Valvanuz Sánchez, experta en psicografología, los movimientos corporales del acusado no dice la verdad sobre los motivos que le llevaron a declararse culpable.
"Está muy a la defensiva , como se ve en los brazos que los tiene cogidos uno a otro como intentando buscar seguridad y autocontrol", ha asegurado la experta.
Otro de los puntos que no ha pasado desapercibido en el juicio ha sido los tartamudeos y repeticiones de Mainar que según Sánchez reflejan el nerviosismo del acusado, que se sentía acorralado.
Por otro lado, pudimos observar un Mainar en constante movimiento. Los balanceos y las miradas perdidas hacia abajo del acusado nos muestran a un hombre que no está
tranquili ni seguro con lo que dice. "El hecho de que esté mirando hacia abajo y presionando los labiios es que no le gusta lo que está oyendo y está tratando escapar.  El soplido habla de cansancio y la mirada hacia arriba se nota una persona cansada, cerrada y que trata de huir de la realidad", ha dicho la experta.   
A lo largo del juicio, Santiago Mainar insistía de forma vehemente en su inocencia. Sin embargo, tanto énfasis refleja, según la experta la  búsqueda de credibilidad. "Le importa mucho lo que están contando y busca la credibilidad pero tener las cejas tan subidas y tensionadas en el fondo es reforzar lo que cuenta pero si fuera sincero no hace falta tanto ímpetu."
Según apuntó el propio Mainar durante el juicio, se autoinculpó del crimen en un afán de  búsqueda de notoriedad. Sin embargo, la experta Valvanuz Sánchez no está de acuerdo en esta versión del acusado. "Los casos de gente que se ha autoinculpado por notoriedad lo hacen en casos muy mediáticos. No creo que este sea el caso, creo que lo hace para buscar una justificación a lo que está pasando."