Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mayra Gómez Kemp: "Dijeron que no hablaría pero me voy a recuperar al 99,99%"

Convertida en icono televisivo en los años 80 gracias a 'Un, dos, tres...', la presentadora desvelaba hace unos días que estaba pasando uno de los peores momentos de su vida a causa de un cáncer de lengua que le ha mantenido apartada de los medios en los últimos meses. Aunque todavía en proceso de recuperación, la presentadora acudía al plató de Ana Rosa con una energía desbordante.
Con cuatro premios TP en su haber y habiendo sido la primera mujer en presentar un concurso en el mundo, Mayra Gómez Kemp ha sido, desde finales de los 70, uno de los rostros más populares de la pequeña pantalla. Sin embargo, desde hace unos meses, la presentadora se mantenía alejada de los medios.
Pocos conocían la situación por la que estaba atravesando Mayra Gómez Kemp. Ni compañeros de profesión, ni algunos amigos sabían que la presentadora estaba superando un cáncer de lengua que había estado a punto de silenciar su voz. Afortunadamente, su tesón, su fuerza de voluntad, su constancia y el trabajo de los logopedas, Mayra ha superado con creces las expectativas de los médicos que llegaron a asegurarla que no volvería a hablar.
Una visita rutinaria al médico facilitó la detección de la enfermedad
Sin molestias demasiado alarmantes y tranquila, la presentadora acudió al dentista para una visita rutinaria por un dolor de muelas. Una vez en la consulta, y antes de ser sometida a rayos X, Mayra comentó a su médico que tenía una molestia en la lengua. "No le daba importancia pero me dice que hay que hacer una biopsia. No me dejó levantar. El mismo lo llevó a un laboratorio y me dijo que los resultados estarían en dos semanas".
Una vez hecha la biopsia, la actriz y presentadora volvió a su casa. Sin decírselo a nadie aguardó los resultado pero la fatídica llamada no se hizo esperar. "A los cinco días me llamaron", recuerda Mayra.
Su marido, su gran apoyo
Casada desde hace 36 años, la primera persona en la que pensó Mayra fue en su marido. "Leo la palabra calcinoma y la palabra te golpea. Lo que pienso es cómo se lo digo a mi marido y a mi hermana. Yo sé que él es capaz de aguntar cualquier cosa que le toque a él pero si me toca a mi."
Emocionada, la presentadora dedicaba unas bonitas a su compañero. "Somo dos en uno, es como si me cortan un brazo. Soy una de la afortunadas que encontró el amor pasión. Me enamoré inmeditamente y encontré a la persona que me complementa. Me lleva, lo llevo, compartimos muchas cosas. Los opuestos se atraen pero para durar 36 años hay que compartir mucho, hay que hablar, aguantar, hay que trabajárselo."
Toda una luchadora
Nada más recibir la noticia, Mayra reaccionó. Se puso en manos de los médicos. "En ese momento digo ¿qué es lo que hay que hacer?"
Sin embargo, preocupada por su marido, quiso mantenerle protegido de todo lo que estaba sucediendo. "Yo dije que me lo dijeran todo a mi y a mi marido nada. Hubo cosas que no le dije como que si el tumor en la lengua hubiera estado extendido muy atrás me hubieran tenido que romper la mandíbula para sacarlo." recuerda la presentadora, que vio como, con este duro revés, su compañero caía nuevamente en una depresión que han superado gracias a la ayuda y apoyo mutuo.
Luchadora incansable, en ningún momento se dejó vencer y depositó toda su confianza en el equipo médico. "Doctor usted haga lo que tenga que hacer porque se trata de luchar", les dijo.
Poco tiempo después y realizadas las pruebas pertinentes, Mayra fue sometida a una operación de 9 horas. Comenzaba entonces el duro proceso de recuperación. "Podía no volver a hablar, tengo atrofiada una parte, tengo que hacer trabajo diario para recuperarme pero la lengua es un músculo y yo llevo mi lengua al gimnasio todos los días."·
Aunque el proceso resultaba duro, la presentadora puso todo su empeño y tesón para superar esta dura prueba y es que como ella misma ha afirmado la actitud ante los problemas es importante. "La actitud es más del 50 %. Me dijeron que no hablaría, que hablaría mal, que no me recuperaría al 100 % pero me voy a recuperar al 99,99 %."
El apoyo de sus amigos 
Querida y respetada por el público y los compañeros, Mayra ha querido llevar su enfermedad lo más discretamente posible. "Se lo dije a muy pocos amigos se lo dije, quise llevarlo lo más intimo posible. Comparto mis alegrías y guardo mis penas."
Emocionada al recordar a sus amigos, Mayra ha dejado ver su decepción con algunos de ellos. "Unos se han portado de maravilla y otros... Me ayudaron a mi y a mi marido.La amistad de verda es aquella que aunque pase el tiempo tu descuelgas el teléfono y están ahí."  Es muy difícil aceptar la depresión. Mi marido tuvo una depresión, con pastillas y con esfuerzo ha salido.
Su carrera
Sus cuatro TP y sus seis años al frente de uno de los programas míticos de la televisión en España, la han convertido en uno de los personajes más queridos en nuestro país. Sin embargo, su carrera es mucho más dilatada y no se reduce únicamente a su paso por el 'Un, dos, tres...'
Voviendo la vista atrás, la presentadora recuerda con especial cariño sus comienzos. "Empiezo en Radio Barcelona con Joaquin Prat. Era un hombre muy generoso, la estrella era él pero me trató como una igual. Había una sección de cine y dijo: 'Que lo haga la nena'. Venían invitados como Chicho, Nino Bravo pero Joaquín tenía una generosidad que sólo tienen los que saben lo buenos que son."
Poco a poco, se fue haciendo un hueco en la televisión y su gran oportunidad no tardó en llegar. Chicho Ibáñez Serrador la llamó para conducir el programa estrella de televisión del momento y para sustituir al mítico Kiko Ledgard.
En ningún momento dudó. Aceptó el reto que le pusieron sobre la mesa pese a la escasa confianza de los compañeros. "Ninguna mujer había presentado un concurso, siempre hombres y sustituir a Kiko Ledgard... Sólo Chicho y mi marido me dijeron adelante e incluso hubo compañeros que me llamaron para decirme que no lo hiciera porque iba a hundirme", recuerda la presentadora.
Sin embargo, Mayra Gómez Kemp no tardó en conquistar a la audiencia. "Las primeras que me apoyaron fueron las mujeres que me piropearon por la calle."
Un mensaje de esperanza
En su primera aparición pública tras someterse a la intervención quirúrgica y comenzar el proceso de rehabilitación, Mayra Gómez Kemp ha querido lanzar un mensaje a todos aquellos que están pasando por lo mismo que ella. "Si me está viendo alguien, tenéis que luchar poner de vuestra parte. Sin esfuerzo no hay ganancia"
Tampoco ha querido olvidarse de María Pineda, a quien ha mandado unas palabras de aliento para enfrentarse al cáncer de pulmón que pacede. "María, no nos conocemos pero somos hermanas. Estás pasando una escaramuza pero esta batalla la vas a ganar tú".
Por último y antes de despedirse, la presentadora y actriz ha hecho una petición a todos los fumadores. "Los que estén fumando que dejen de fumar... Dejen el tabaco, no se maten, no se hipotequen la vida como lo hice yo."